Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Créditos UVA: problema o solución

Publicado

el

Escribe: Rubén Granados
para LA VERDAD

Macro Prestamos Personales

La pregunta que trataremos de responder a lo largo de la columna de hoy es bien concreta: ¿los créditos hipotecarios UVA son una solución o un problema? Esto que vas a leer a continuación lo escribí apenas se lanzaron estos créditos, en una columna que escribí para este mismo diario la cual titulé “Show del crédito”. En aquel momento decía: “La llamada UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) se actualiza mensualmente según el avance de los precios medidos por el INDEC para el área metropolitana. Este mecanismo de variabilidad de la cuota permite que los pagos iníciales sean más bajos y, por tanto, en principio relativamente acordes a los precios de los alquileres de viviendas actuales. Ahora bien, la contracara de este “beneficio” es un crecimiento permanente de las cuotas, acorde al ritmo de la inflación”. Hoy, varios meses después, vamos a analizar cómo se fue incrementando el valor de las cuotas de estos créditos y lo vamos a comparar con un crédito a tasa fija para tener una figura bastante descriptiva de lo que yo advertía en aquel momento. Si tomamos un informe realizado por el economista Cristian Butelar podemos ver lo siguiente: Alguien que en marzo de 2016, fecha en que se dieron a conocer los créditos UVA, solicitó un crédito para la compra de una vivienda por $ 1.000.000 a un plazo de 20 años (240 meses) se comprometía a devolverlo enfrentando un interés de 6,75% anual (bajo interés) más la ecualización de la UVA por CER (atado a la inflación), esa persona en aquel momento también podía optar por tomar un crédito tradicional con tasa fija los tres primeros años y luego tasa variable. Acá hay algo a tener en cuenta, el mayor impedimento que tenían aquellos que querían solicitar un préstamo hipotecario era la relación cuota-ingreso, ya que las cuotas eran muy altas para los salarios, en este punto el sistema de créditos UVA es una solución, ya que asegura una cuota similar a la de un alquiler, pero esto hace que su amortización sea más lenta y costosa. De hecho en marzo de 2016 el que optaba por un UVA pagaba una cuota de $ 7.915, mucho más baja que los $ 12.435 que pagaba quien se inclinaba por un crédito tradicional. Ahora vamos a observar cómo evolucionó el valor de la cuota y la amortización en los dos casos. Cuando actualizamos con inflación aquel que comenzó pagando una cuota de crédito UVA, de $ 7.915 pasó a pagar $ 12.428 en abril de 2018. Mientras que el tradicional (período de tasa fija), sigue pagando los $ 12.435. A la hora de ver la amortización, aquel que fue pagando el crédito UVA hoy debería todavía $ 1.529.466, ya que gran parte de lo que pagó es indexación, en el caso del crédito tradicional hoy le restaría pagar $ 978.854. Es bueno decir que el UVA, al ingresar con una cuota más baja, te permite calificar eliminando un impedimento básico que hasta ahora limitaba el otorgamiento de créditos hipotecarios en nuestro país. También es cierto que hasta aquí el que tomó un UVA, pagó menos que el que se endeudó a tasa fija, tan cierto como que de aquí en adelante su suerte, como se ve en el ejemplo, estará atada al nivel de inflación.
Si nos paramos en la vereda de enfrente y tratamos de ver las bondades de este sistema podríamos argumentar: si no podemos acceder al crédito es imposible comprar la casa propia, por ende se deberá seguir destinando un dinero importante al pago del alquiler, dinero que en ningún caso recuperaremos. Desde ese punto de vista, la variable que deberíamos observar no es la inflación o cuanto devolvemos, ya que poco o mucho en lugar de destinar dinero a un alquiler estaremos más cerca de nuestra casa. Algunos podrían decir que lo importante entonces es que se mantenga la relación cuota ingreso, o en otras palabras, si el crédito ajusta por inflación y nuestros salarios acompañan esta suba estaríamos cubiertos. Además hay que decir que estos créditos aseguran una cuota máxima en caso de que la inflación se dispare, extendiendo el plazo de devolución para compensar la ecuación. En conclusión, muchos podrán verlos como la única oportunidad de llegar a la casa propia, y si es la única no hay elección ni mucho que pensar, otros opinaran que en un país como el nuestro este experimento no funcionará, pero el sistema UVA es un gran sistema, y la realidad es que el problema no es el tipo de crédito que tomemos, sino convivir con alta inflación desde hace varios años, algo que la mayoría de los países ha dejado atrás.
Como dice el economista Mariano Otálora en su libro sobre el tema, el argentino tiene dos grandes miedos a la hora de firmar, uno es al momento de formar matrimonio y otro cuando toma un crédito, en ninguno de los dos casos puedo asegurar si estará frente a una solución o a un problema.

*Analista económico-Columnista de LT20 Radio Junín-Director de www.todalaeconomia.com.ar You Tube: www.youtube.com/Todalaeconomia – Twitter: @granados_ruben

Gobierno Local Tango

Más Leidas