Seguinos en
Binaria Seguros

Regionales

Cosecha gruesa: qué hacer con la soja de tallo verde y brotada

Técnicos del INTA reportan lotes de soja con síndrome del tallo verde en el norte de Buenos Aires, un desbalance de maduración que complica las labores de cosecha.

Publicado

el

Entre días de déficit hídrico, lluvias continuadas, humedad y temperaturas elevadas para la media otoñal, la cosecha de soja intenta establecer su curso en la zona pampeana con algunas dificultades como plantas con tallo verde o que comienzan a rebrotar. Técnicos del INTA brindan recomendaciones para la recolección de los lotes, a fin de minimizar pérdidas y roturas de granos y luego realizar un almacenamiento adecuado sin perjudicar la calidad.

Macro Prestamos Personales

En lotes de soja afectados con síndrome del tallo verde (STV), “lo más importante es no esperar hasta que los tallos estén secos para cosechar; si se espera a que los tallos se sequen, las pérdidas naturales de precosecha y las provocadas por el cabezal aumentarán notablemente, así como la rotura de granos, ya que estarán muy secos”, analizó Rubén Roskopf, especialista del INTA Pergamino –Buenos Aires–.

En esta línea, explicó que una planta afectada por este síndrome se presenta con tallos verdes y, en algunos casos, también las hojas, pero con vainas y granos secos. Hasta el momento, se hallaron ejemplares afectados en localidades como Pergamino, Rancagua, Salto y O’Higgins, en las inmediaciones de los partidos de Pergamino y Rojas.

Esta situación puede retrasar la cosecha o provocar atascamientos y rotura de maquinarias, sumado a la presencia de granos con distinto grado de humedad que exigen un mayor esfuerzo de mecanización y cuidado a la hora de almacenarlos.

“El síndrome tendría origen en un desequilibrio entre la estructura vegetativa y el número de granos, es decir que cualquier factor que impida la formación de una adecuada cantidad de estructuras reproductivas puede causar este fenómeno”, apuntó Roskopf, quien indicó que tanto un estrés ambiental, hídrico o térmico, como nutricional, bajo nivel de potasio –por ejemplo–, pueden ser desencadenantes del STV.

Un ensayo realizado por el INTA 9 de Julio –Buenos Aires– evaluó tres variedades de soja de ciclo corto y determinó que, al retrasar 33 días la cosecha, las pérdidas naturales de precosecha aumentaron de 56 kilos por hectárea a 264 kilos por hectárea en promedio. “A estos valores, deben agregarse las pérdidas por cabezal que pueden ocurrir por la cosecha de soja con muy baja humedad y los kilos perdidos a consecuencia del sobresecado del grano de soja por debajo de la humedad de comercialización”, puntualizó el técnico.

Según estimó, la reducción de 13,5 % a 11,5 % de humedad del grano representa 2,2 % menos de rinde y de ingresos brutos por hectárea.

Gobierno Local Tango

Más Leidas