Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Comenzó el juicio por apremios ilegales en la Unidad Penitenciaria 13

El próximo lunes, a las 9 de la mañana, vuelven a reunirse en la sala del segundo piso, oportunidad en la que declararán ocho testigos.

Publicado

el

Comenzó en Tribunales, el juicio que por apremios ilegales tiene en el banquillo de los acusados a cinco funcionarios del Servicio Penitenciario que cumplían funciones en la Unidad Penitenciaria 13.

Tal como estaba previsto, el Dr. Jorge Cóppola, Juez en lo Correccional, presidió la primera audiencia de debate oral en la Sala de Audiencias del Segundo piso

El representante de Maximiliano Beneitez y Fernando Castillo Soria es el titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio 5, Dr. Sergio Terrón.

En cuanto a los imputados, el Subprefecto Jorge Fermanelli, por entonces Jefe de Vigilancia y Tratamiento, cuenta con el asesoramiento letrado del Dr. Jorge Lemos.

El Alcalde Mayor y Subjefe de la Unidad Penitenciaria 13  Héctor Romero es asistido por el Dr. Darío De Ciervo.

Y finalmente, los pupilos del  defensor oficial Dr. Silvio Acerbo son los oficiales adjutores Andrés Damiani, Gonzalo López y Federico Beltrando.

 

El hecho. Según entiende la fiscalía, el  sábado 19 de julio de 2014,  en el pasillo de acceso al sector Sanidad de la Unidad Penitenciaria 13,  a las 14:30 horas y en momentos en los que “se retiraban las visitas, los internos Maximiliano Ariel  Beneitez y Fernando Castillo Soria, protagonizaron un altercado verbal por la rotura de un termo”.

Que al advertir  estas circunstancias, el personal de la guardia irrumpió violentamente efectuando disparos intimidatorios contra los nombrados, reduciéndolos  instantes después  y efectuando una intensa golpiza sobre Maximiliano Beneitez mediante utilización de culata de escopeta en la cabeza y otras partes del cuerpo por parte del Jefe de Vigilancia y Tratamiento, subprefecto Jorge Fermanelli, golpes con un palo por parte del Alcalde Mayor y Subjefe del Penal Romero y diversos golpes de puño y patadas por los restantes efectivos que acompañaban a los mencionados, entre los cuales se encontraban los Oficiales Adjutores (EG) Andrés Damiani,  Gonzalo López y Federico Beltrando”.

Según entiende el Fiscal, “el interno Castillo Soria,  al ver el sangrado profuso que salía del cuerpo de Beneitez, se arrojó sobre el mismo para evitar que siguiera la golpiza, siendo también agredido”.

A la hora de calificar el tipo de lesiones de los reclusos, fueron “de carácter leves tal como se informa en los dictámenes médico forenses”

La acusación  planteada por el Dr. Terrón para con los imputados es la de “Severidades, vejaciones y/o apremios ilegales a presos” en el marco de lo establecido por el artículo 144 Bis en función del inciso 1 del artículo 142 del Código Penal.

 

La primera audiencia. Al inicio, los profesionales trataron las cuestiones preliminares y técnicas que se plantean en todo debate y pasadas las 11 de la mañana comenzaron a ingresar a la sala los testigos citados.

El primero de los testimonios fue el de María Elena Leguizamón, esposa de Beneitez, quien si bien no presenció el hecho denunciado, sí estuvo ese día visitando al detenido y cuando se retiraba y caminaba por el playón de la Unidad Penitenciaria 13, escuchó disparos de arma de fuego.

Leguizamón fue la persona que días después se presentó en fiscalía a radicar la denuncia que dio inicio a la Investigación Penal Preparatoria.

Finalizada su exposición, asesores letrados de los imputados solicitaron al Dr. Jorge Cóppola que la esposa del imputado permanezca en el edificio ya que encontraron inconsistencias y contradicciones en su declaración.

Respecto del desarrollo de la audiencia, se generaron algunos cruces verbales sobre todo entre el fiscal Terrón y los representantes legales de los imputados, situación que ordenó el Dr. Cóppola.

Con el correr de las horas fueron pasando por la Sala los imputados, tres internos que se encontraban aquella tarde cuando se generaron los incidentes, la Dra. Mirta Mollo y el Dr. Aparicio.

 

El lunes. La primera jornada de debate fue intensa y se espera se repita el lunes cuando a las 9 de la mañana vuelvan a reunirse en la sala del segundo piso, oportunidad en la que declararán ocho testigos. Recién al finalizar la segunda etapa, se resolverá  el momento en el que se pronuncien los alegatos.

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas