Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Clínica La Pequeña Familia: El parto sin intervención médica rutinaria

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la creciente medicalización de los nacimientos está dañando la capacidad de las mujeres para dar a luz.

Publicado

el

Escribe: Dra. Aldana Lomonaco (Jefe del Servicio de Obstetricia)

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la creciente medicalización de los nacimientos está dañando la capacidad de las mujeres para dar a luz. El parto debe ser tratado como un proceso natural, con la madre en el centro de la toma de decisiones y sólo debe intervenir cuando haya complicaciones”. Este texto corresponde a un encabezado de un importante artículo que nos impulsó a continuar transmitiendo la importancia del embarazo y parto respetado
En Argentina, fue aprobada en 2004 la Ley 25.929 sobre “Derechos de Padres e Hijos Durante el Proceso de Nacimiento” la cual contempla el parto humanizado o parto respetado, en referencia a una modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a los derechos de los padres y lo/as niño/as en el momento del nacimiento, en consonancia con las necesidades y deseos de la familia que va a dar a luz, haciéndolos protagonistas.
Pero estamos hablando únicamente del parto, sin mencionar que al mismo se llega después de transitar 9 meses, en los cuales asistimos a dos personas a la vez (madre y bebé) y sin mencionar que el control prenatal es la única herramienta que ha permitido reducir el riesgo de muerte y complicaciones maternas y feto-neonatales.
En 2016 la OMS sugirió que las visitas del control del embarazo obligatorias se dupliquen de cuatro a ocho al considerar que mediante un adecuado control prenatal podemos definir al grupo de mujeres que cursan un embarazo saludable, de aquellas que tienen alguna complicación o patología preexistente (como cesárea iterativa, entre otras), o sus bebés y requieran por tal motivo cuidados especiales. Sólo el primer grupo podría beneficiarse de un parto sin intervención médica.
El parto es un proceso fisiológico normal que se lleva a cabo sin complicaciones en la mayoría de los casos, y las mujeres embarazadas sanas no deben ser sometidas a intervenciones clínicas durante el parto. Según la OMS, esas intervenciones en muchas ocasiones son “innecesarias y potencialmente dañinas”, como se citó al comienzo de la nota, e impactan negativamente en la experiencia de dar a luz.
En nuestro Servicio de Obstetricia trabajamos individualizando el control prenatal y adaptándolo a las necesidades de cada paciente y de cada familia en particular. Es muy importante comprender que la intervención médica, cuando es necesaria, salva vidas, pero también debe haber un compromiso por parte de las mujeres a cuidarse y a cuidar a sus bebés, realizando los controles correspondientes, así como aceptar cuidados médicos cuando éstos son necesarios.
A su vez, trabajamos interdisciplinariamente con el servicio de Neonatología para brindar la atención materna y neonatal durante y después del parto con profesionales bien preparados capaces de actuar inmediatamente cuando surjan complicaciones impredecibles.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas