El clasico "Corazón de las tinieblas" vuelve traducido por Fondebrider
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Ocio

Clásico: «Corazón de las tinieblas» de Conrad vuelve traducido por Fondebrider

La publicación de este libro sin precedentes está a cargo de la editorial Eterna Cadencia. El traductor argentino incluye una introducción en la que sitúa al texto en situación. Además, unas doscientas notas al pie, dan luz a los modos y costumbres del relato y de sus personajes.

Publicado

el

Este gran clásico «Corazón de las tinieblas» de Joseph Conrad necesitaba, a criterio de quienes saben, alguna reforma. El encargado de volver a ponerlo en manos de los lectores con una nueva traducción es Jorge Fondebrider. Es indiscutible: la lengua está en permanente transformación y, de igual manera, los textos escritos.

La publicación de este ejemplar está a cargo de la editorial Eterna Cadencia. Este nuevo texto en los que puso su inventiva Fondebrider incluye una introducción suya en la que sitúa al libro en contexto. Además, unas doscientas notas al pie, dan luz a los modos y costumbres del relato y de sus personajes.

La gran pregunta es por qué es necesario tener una nueva traducción del clásico de Joseph Conrad. Y de manera muy segura, su traductor explica y argumenta cada paso dado para concretarlo. «Cuando uno ve traducciones del pasado, algunas de ellas muy buenas en su momento, descubre que obedecen a criterios que hoy en día ya no funcionan».

«Todo el mundo piensa en la traducción de Cortázar a Poe como si fuera el non plus ultra de las traducciones. Lo que hizo Cortázar fue enmendarle la plana a Poe: cambiarle el estilo, pulir todas las desprolijidades. Probablemente porque Cortázar, desde el punto de vista del estilo, era mucho mejor escritor que Edgar Allan Poe. Pero cuando uno lee la traducción de Cortázar no necesariamente está leyendo a Poe», teorizó Fondebrider.

 

» En el caso de «Corazón de las tinieblas», lo mismo ocurre con Sergio Pitol. Cuando consulté su traducción, para ver cómo había procedido en algunos pasajes que presentaban complicaciones, me di cuenta que lo que hacía era reescribir el texto. Frente a ese tipo de cuestiones, tengo la sensación de que, ahora se está tratando de volver al estilo original de los autores considerando, incluso las metidas de pata que se mandaban».

Fondebrider se ha dedicado al rescate y actualización de grandes títulos y al descubrimiento de nuevos autores. Ha traducido, por ejemplo, Madame Bovary (Flaubert), Lo infraordinario (Pérec), Once cuentos de Klondike (Jack London). También, Recorre los campos azules (Claire Keegan), Abrir una caja (Richard Gwyn), entre otros. Sin lugar a dudas, este ensayista, traductor y periodista cultural argentino es un entusiasta desmedido de la literatura.

 

Suplemento OCIO

Más Leidas