Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Caruso fue mezquino y Sarmiento lo sufrió

El DT le pifió en apostar al punto y el Verde lo pagó con una pobre actuación. De esta forma no se sacó "la soga del cuello", como afirmó él.

Publicado

el

La imagen que dejó Sarmiento en Victoria fue triste, como si hubiera salido vencido desde antes de arrancar el partido, tanto por el planteo de Ricardo Caruso Lombardi -decidió resignar completamente el aspecto ofensivo como si se jugara sólo con su arco y meter doble lateral izquierdo-, como por la actuación de los catorce futbolistas que ingresaron a la cancha. Y por eso quedó la sensación que retrocedió todo lo avanzado desde aquel buen segundo tiempo en el Monumental, confirmado en gran parte durante el éxito frente a Colón de Santa Fe.

¿Qué necesidad de salir a buscar el 0-0, como con Rosario Central, tuvo el DT del Verde? ¿Acaso enfrente no estuvo una de las peores versiones del Tigre de los últimos años? Sin embargo, el equipo de nuestra ciudad no pasó prácticamente la mitad de cancha a lo largo de una digna etapa inicial, que terminó en el momento justo, y en el complemento vio cómo cayó sin atenuantes, cual castillo de cartas ante la primera brisa que lo mueve.

Todas las excusas son entendibles: Diego Chaves lesionado, Fabio Álvarez en bajo nivel o Andrés Franzoia sin continuidad -todavía me pregunto para qué vino con una sobrepoblación en ese sector-. Aunque hasta el mismo Caruso reconoció que vio el peor desarrollo desde que se sentó en el banco de suplentes.

Ojalá que este paso hacia atrás que dio el Verde se convierta en dos para adelante el próximo martes en su visita a Banfield, si no va a ser complicada la recta final.

Lo curioso es que las mejores versiones, como los 45 iniciales ante Godoy Cruz o los segundos contra el Millonario, aparecieron cuando el DT decidió darle más volumen al ataque, tanto con las entradas de volantes que pasan más de lo que vuelven o poniendo un centrodelantero. Entonces allí es donde resulta complicado de entender porqué insiste en salir a buscar el “puntito inteligente”, sabiendo que atrás siempre se comete alguna falla que le da la chance al rival de convertir -salvo con Independiente, sucedió en reiteradas ocasiones-.

Seguramente hay cuestiones tácticas para argumentar el ingreso de Guillermo Ferracuti, al que supieron superar constantemente en la posición de falso volante izquierdo -defendió como tres bis y Maximiliano Fornari bajó a ese lugar-, pero la realidad marcó otra cosa.

Al Verdolaga le quedarán 12 puntos de oro en juego, Caruso apuesta a quedarse con los seis en casa -todo lo que consiguió desde su llegada con 12 que se escaparon- y luego ver qué se puede hacer en el Lencho Sola y en Bahía Blanca.

Como avisó el DT, pasó la chance de “sacarse la soga del cuello”, y la lucha quedará para la recta final. Tal vez con dos victorias termine alcanzando porque Argentinos Juniors parece estar condenado desde lo anímico y lo institucional, aspecto en el que la feroz interna lo está comiendo de adentro hacia afuera. ¿Pero para el 2017 no sería mejor pensar en intentar sumar un poco más?

Lo cierto es que por lo hecho a nivel institucional, Sarmiento merece quedarse un rato más en Primera y en contar con la posibilidad de dar una nueva batalla en la próxima temporada.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas