Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Camila, la niña que fue en su bicicleta y nunca más volvió

La muerte de la pequeña Camila Borda marcó un antes y un después en el sentimiento de la ciudad. El crimen que tronchó la vida de la pequeña en manos de José Carlos Varela produjo un quiebre por las características aberrantes e incalificables. Días pasados la Justicia condenó a prisión perpétua al homicida. El fiscal Terrón contó a LA VERDAD aspectos de la investigación que tuvo en vilo a toda la comunidad

Publicado

el

Entre el 25 de febrero y los primeros días de noviembre, uno de los delitos más aberrantes cometido en nuestra ciudad, primero la fiscalía y luego el tribunal Criminal oral 1, consiguieron que José Carlos Varela sea condenado a la pena más grave que establece el Código Penal, la reclusión perpetua.
Semanas después de conocidos veredicto y sentencia, La Verdad entrevistó al Dr. Sergio Terrón para conocer algunos detalles ventilados durante el debate, la labor de los investigadores, la reacción de una parte de la sociedad y qué le queda después de haber instruido un delito tan cruel, más aun teniendo en cuenta que la víctima era una niña de apenas 11 años que quiso usar su bicicleta nueva para hacer un mandado, un mediodía de domingo. Y nunca más volvió.
EN LA ESCENA
“Siempre digo que este hecho tuvo algunos momentos muy difíciles, estar en la escena” y el segundo, no saber qué dirían los peritos –psicóloga y psiquiatras- en el debate”, ya que lo demás “siempre estuvimos seguros y la prueba estaba consolidada”.
No se podrá olvidar fácilmente aquel domingo del 25 de febrero pasado cuando, como consecuencia del homicidio de Camila Borda, mientras en el interior de la quinta de Avenida Arias trabajaban la justicia y los peritos, un grupo muy numeroso apedreaba al personal policial intentando ingresar a linchar al presunto asesino. “aquel día pudimos salir indemnes. No la Policía porque hubo siete heridos”
IMPUTABILIDAD
Tras el testimonio de los peritos, llegó para el Dr. Sergio terrón, un nuevo momento de calma que fue cuando “quedé convencido porque los tres concluyeron en que no había nada a nivel fisiológico que hablara de alguna patología que pudiera desencadenar en algún tipo de amnesia “, argumento esgrimido por el hoy condenado. “Pero se trató de un mecanismo defensivo y fueron claros los peritos Estefanía Calvet, Gustavo Villafañe y Mirta Bruno. Si bien es –Varela- esquizoide, eso no le impedía comprender que estaba muy mal lo que había hecho”.
DESPRECIO POR EL GÉNERO FEMENINO
A lo largo del proceso, el fiscal pudo entrevistarse con José Carlos Varela en un par de oportunidades. “La primera vez en la escena y la segunda en la Ayudantía Fiscal de General Pinto, en oportunidad de su declaración”.
Circunstancia que le permitió considerar que se trata de “un individuo asocial, con profundo desprecio por el género femenino. Seguramente con una historia de vida muy difícil que posiblemente le haya desatado esa personalidad esquizoide que de ninguna manera justifica lo que hizo. Esa clase de personas son diamantes en bruto. Muy inteligentes. Y en él se veía cómo dibujaba o los trabajos que había hecho en el predio que rosaban con la perfección. Con otra educación hubiera desarrollado algún talento”.
De todas formas, “nada justifica la monstruosidad. Lo que hizo fue aberrante y reñido con los más elementales principios de convivencia” y recordó que “tenía ina fijación con las nenas. En sus tres cuentas tenía el perfil de 1600 nenas. Denotaban lo peligroso que es” a
UNA PREGUNTA SIN RESPUESTA
A lo largo del debate al igual que durante la etapa de instrucción, quedó una puerta abierta al inicio de una nueva investigación y es cómo llegó Camila a la quinta de Arias 1559.
“Es la duda que tenemos todos –y la abuela lo planteó en el juicio, diciendo que no podría haber entrado sola. Nosotros siempre sondeamos el barrio, casa por casa y nadie dijo haber visto cómo entró. Eso lo sabe Varela y se irá con él”.
“No sería descabellado –analizó-, que la hubiera golpeado para introducirla. No olvidemos que la nena estaba muy golpeada. De todas formas, si aparece alguien, no tenemos problemas en abrir una nueva investigación. Si bien con respecto a Varela ya está cerrada, estamos abiertos a cualquier testimonio para poder definirlo y saber si hubo algún cómplice”.
El cuerpo de Camila Borda estaba vestido cuando lo encontraron los efectivos policiales. Y una duda quedó flotando en la escena del crimen aquella tarde.
La hipótesis más firme la aportó la Dra. Carolina Pérez Mernes, médica autopsiante. Y la sola posibilidad que haya sido así, estremece.
La recordó el Dr. Terrón durante la entrevista. “Un cuerpo muerto es muy difícil de vestir y más aun teniendo en cuenta que la calza de Camila era muy ajustada. Según su hipótesis, Varela la hizo vestir luego de abusarla y ante el riesgo de que hable, decidió matarla. Para procurar impunidad después de ultrajarla”

EVITAR UN LINCHAMIENTO

Aquella tarde del 25 de febrero, cuando los efectivos policiales Braian Del Dago y Julieta Moyano encontraron el cuerpo de Camila Borda, no trascendieron detalles de cómo se sucedieron los hechos, hasta el día del debate oral.
Recuerda el fiscal la “tarea excepcional “ del personal. “Fue brillante y posiblemente algunos familiares –de la niña- colaboraron para que no subieran al piso superior” quienes querían linchar a Varela tras descubrir que Camila había sido asesinada. “Y como creyente siempre digo que hay intervención divina”.
Si parte del grupo de personas que buscaban a Camila hubieran accedido a la planta alta, se podrían haber eliminado evidencias y producido el ataque al individuo al que para salvaguardar su integridad física, lo habían encerrado en una habitación custodiado por Moyano. “Las cosas que pasaron fueron inexplicables. Cómo pudimos salir nosotros de allí también fue como inexplicable”

UN HOMBRE SOLO
Lo aberrante del ultraje y homicidio de Camila Borda, también quedó en evidencia el día del debate oral.
Habitualmente, hay familiares del imputado siguiendo el juicio. Aquel 5 de noviembre, Varela estaba solo. “Días antes – aclaró el Dr. Terrón-, algunos familiares estuvieron en la fiscalía diciendo que por diferentes motivos no iban a ir. Algunos eran atendibles. Otros no tanto. No olvidemos que horas después del homicidio, ellos sacaron las prendas de Varela de la casa y las quemaron. Siempre fueron claros. No querían tener nada que ver con todo esto”.

“SIENTO MUCHO ALIVIO”
“Los nervios quedaron atrás”, sostiene el Dr. Terrón. “Lo único que puedo decir es que desde aquella tarde hasta hoy, los nervios quedaron atrás. La tensión, sobre todo, de los primeros días. Haber avanzado, pensando en cómo manejarlo, no cometer errores. Somos tan poquitos trabajando en una Fiscalía”.
Hay “algo que me lo voy a llevar para siempre. Haberla visto a Camila en la bañera, …ni siquiera la monstruosidad que le hizo Varela pudo destruir su inocencia”. Pero el horror estaba pintado en su cara. Esa carita decía mucho más que toda la autopsia. En el último momento, mientras leían el fallo, me venía a la mente su rostro y tal vez es lo que me quebró”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas