Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Caída de árboles, voladuras de techos y calles anegadas, el resultado del temporal

Cayeron más de 30 milímetros en pocos minutos, poco después del mediodía: intenso trabajo desde Defensa Civil.

Publicado

el

Voladuras de techos, calles anegadas, caída de árboles y cables fueron algunas de las consecuencias de la intensa tormenta que se desató sobre la ciudad en horas del mediodía de ayer.

Poco más de 30 milímetros cayeron en pocos minutos, lo cual transformó en verdaderos ríos las calles de la ciudad, con mayores problemas para sectores periféricos, donde las arterias son de tierra y no cuentan con los desagües pluviales adecuados para el escurrimiento.

Desde el municipio, a través del área de Defensa Civil, se lanzaron a los barrios a varias cuadrillas, para asistir a los vecinos en casos de voladuras de techos y árboles caídos.

El número de teléfono 103 está habilitado para que los vecinos puedan comunicarse en casos de emergencia, aunque se aconsejó no salir de las casas cuando existan anuncios de tormentas fuertes, que son por períodos cortos pero de gran intensidad.

La tormenta
Eduardo Naya, a cargo de Defensa Civil, explicó que “el viento que sopló fue predominante del noroeste y por eso una de las zonas más afectadas fue el cuadrante porque recibieron los primeros vientos. Lo primero importante es que no recibimos reportes de víctimas por parte del hospital ni por el 103 de Defensa Civil”.

“El inicio de la tormenta fue con mucho viento y esto hizo que se caigan varios árboles y postes. También aprovechamos la oportunidad para decir que cada vez que se originan estas tormentas, los vecinos se queden en sus hogares y más si hay chicos. Nadie debe estar en las calles ante estos eventos. Y además es importante el post tormenta ya que nos deben dejar a las cuadrillas poder hacer nuestra tarea. Hay muchos cables caídos y eso es peligroso. Por eso pedimos que no anden en la calle si no es necesario”, agregó el funcionario municipal.

“Ahora las tormentas se desarrollan en minutos nada más y debemos estar muy atentos. También nos pasó que se volaron dos techos porque la gente abrió la puerta cuando estaba la primera parte de la tormenta que es la más fuerte. En este caso, se embolsó el viento y desprendió el techo. Vamos a continuar trabajando en los sectores más complicados pero lo más difícil son los temas eléctricos. Seguimos trabajando para solucionar los inconvenientes que causó la tormenta. Hay muchos cables que recomponer y por eso hay varias cuadrillas de EDEN trabajando”, dijo Naya.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas