Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Cada vez hay más conexiones clandestinas de luz y gas

Como consecuencia de los tarifazos, crece el número de enganchados a dos servicios esenciales.

Publicado

el

Los aumentos que se produjeron en el servicio de luz y gas generaron que muchas personas paguen tarifas a electricistas y gasistas para que realicen conexiones clandestinas en sus domicilios.

Macro Prestamos Personales

En Junín, según se denunció en las últimas horas, se estima que hay alrededor de 3000 viviendas que cuentan con el suministro eléctrico sin ser clientes de EDEN, mientras que el propio director de Grupo Servicios Junín, Pablo Torres, dijo a LA VERDAD que ven con preocupación el creciente número de casos de conexiones no autorizadas a la red de gas natural y también la adulteración de los medidores.

Estos casos han incrementado exponencialmente en sintonía a las elevadas facturas que llegan y con porcentajes de aumento que siguen aplicándose a las tarifas por los servicios, que hacen imposible en muchos hogares hacer frente al pago correspondiente.

En la luz
Los vecinos buscan pagar menos dinero en las boletas mensuales de energía eléctrica, para lo cual desde agrupaciones de consumidores se advirtió que hay equipos que sirven para “engancharse” en determinadas horas de la jornada, cuando más se consume.

La contracara de la situación es que las compañías vienen realizando operativos para detectar irregularidades y luego presentan denuncias penales contra quienes permiten estas conexiones.

Vecinos aseguran que hay electricistas que ofrecen el “servicio de engancharse a la línea, que cobran entre 800 y 3000 pesos”. Pedro Busetti, presidente de Defensa de Usuarios y Consumidores (DEUCO), remarcó que “esta situación con las conexiones clandestinas de luz son una derivación directa del drama que padecen miles de hogares en Argentina con las tarifas altísimas”.

Sin embargo, Busetti consideró que “se debe buscar una vía alternativa, recurrir a la justicia mediante amparos individuales, porque entrar en la ilegalidad de una conexión trucha le puede generar un perjuicio grande al consumidor, porque es muy probable que lo denuncien penalmente, pero también lo obliguen a pagar multas fuertísimas”.

“La angustia, el dolor y la impotencia que generan en los hogares con esta política energética es infinita. Pero desde DEUCO no recomendamos este mecanismo de ilegalidad. Las empresas hacen supervisiones con técnicos y personal de fuerzas de seguridad. Una vez que detectan la conexión ilegal, proceden a desconectar al usuario y queda en una situación complicada”, observó Busetti.

Las empresas de energía sostienen que se vienen realizando operativos parar retirar las conexiones clandestinas, que también incluyen medidores adulterados, y en cada caso, se labran actas de fraude correspondientes.

Alternativas
“Cualquier familia de sectores de ingresos bajos y medios puede justificar sin problema que una parte importante termina en el pago de las facturas exorbitantes”, precisó.

Asimismo, recomendó a los usuarios que más sienten los efectos del fuerte aumento de la tarifa por el servicio eléctrico “no recurrir” a las conexiones clandestinas porque implica “una acción peligrosa”.

El titular de DEUCO indicó que de ser descubiertas, “las empresas dejan sin luz a los hogares y luego hacen la denuncia penal” y a eso hay que adosarle el pago de “fuertes multas”.

En gas natural
En lo que hace a gas natural, días pasados el director de Grupo Servicios Junín, Pablo Torres, aseguró que “más que conexiones clandestinas, la moda ahora que estamos encontrando son los medidores adulterados”.

En este sentido, explicó que “en los casos clandestinos detectados, la acción es inmediata porque se trata de un riesgo para la seguridad. Cuando se tocan los medidores, el procedimiento es distinto porque no hay riesgo, sí un delito de hurto o robo”.

En el caso de modificaciones para pagar menos la boleta, “estamos encontrando muchísimos e incluso hay gente que ofrece el servicio de manipular el medidor”.

Al respecto, Torres que “los casos que encontramos llevamos el medidor a analizar a Buenos Aires, lo cual tiene un costo, y si fue adulterado, deberá abonar la pericia realizada, además del gas estimado que pudo haber consumido y una multa, así que el resultado es peor para el vecino”.

El directivo de la empresa advirtió que “la mayoría de la red de Junín tiene un kilo y medio de presión y a un domicilio tienen que entrar 20 gramos. Esto lleva un regulador de presión y si no está puede hacer volar no solo el artefacto si no también toda la vivienda, es un peligro latente”.

Gobierno Local Tango

Más Leidas