Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Botón antipánico para el resguardo de la integridad

En pocos días el acosador de Jacqueline Ferraris recuperará la libertad tras 8 meses de prisión  acordados en juicio abreviado.

Publicado

el

La medida adoptada por la justicia será volver a entregarle un botón de pánico, teniendo en cuenta que la víctima no dejó de ser acosada por su victimario a pesar de estar entre rejas.

Universidad Siglo 21

Es precisamente esa situación la que más le preocupa. Durante los últimos ocho meses no dejó de recibir llamados telefónicos, aunque con menos frecuencia ya que cuando permanecía en libertad había llegado a intentar comunicarse con ella treinta veces en una sola jornada.

La diferencia radica en que el sólo hecho de saber que su acosador estaba detenido en la Unidad Penitenciaria 13,  le daba la tranquilidad de saber que desde ese lugar no podría siquiera aproximársele.

Mientras tanto, la mujer no puede dejar de pensar que el sujeto que la acosa  desde hace  más de dos años es el mismo que desde  1997 –año en el que violó y asesinó a su sobrina de 12 – ha tenido problemas con la justicia, por delitos de características similares.

“Un ruido me paraliza” sostiene hoy Jacqueline Ferraris, que tuvo que comenzar a hacer terapia con una psicóloga por el temor que la invade a medida que se acerca la fecha en la que sabe, su acosador volverá a caminar libremente por las calles.

 

EL ACOSO

 

La actitud que durante años mantuvo el acosador de Ferraris, se transformó en una situación traumática que le ha generado situaciones  difíciles de sobrellevar.

A partir de la semana próxima tendrá que estar siempre alerta y tener muy cerca el mecanismo

que pondría en movimiento a las fuerzas de seguridad para protegerla en caso de que el sujeto intente acercársele, llamarla o repetir las actitudes que lo llevaron a la cárcel hace 8 meses.

 

Gobierno Local Tango

Más Leidas