Seguinos en
Binaria Seguros

Internacionales

Bolsonaro quiere liberar la posesión de armas para quien no tenga antecedentes penales

La posesión de armas de fuego en casa es permitida en Brasil siguiendo los requisitos establecidos por la ley, entre ellos, ser mayor de 25 años, no tener antecedentes criminales, no tener procesos criminales abiertos ni haber sido condenado

Publicado

el

El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este sábado que pretende impulsar un decreto para “garantizar” la posesión de armas de fuego para quien no tenga antecedentes criminales.
“Por decreto pretendemos garantizar la POSESIÓN de arma de fuego para el ciudadano sin antecedentes criminales, así como hacer su registro definitivo”, tuiteó el ultraderechista que asumirá el mandato el 1 de enero.
La posesión de armas de fuego en casa es permitida en Brasil siguiendo los requisitos establecidos por la ley, entre ellos, ser mayor de 25 años, no tener antecedentes criminales, no tener procesos criminales abiertos ni haber sido condenado, comprobar la capacidad técnica y psicológica para su uso, tener ocupación lícita y justificar la necesidad del arma.
La aprobación recae sobre la Policía Federal. Este procedimiento es válido apenas para la posesión del arma y no para el porte, que implica cargar el arma fuera del domicilio y que está reservado principalmente, por ejercicio profesional, a militares, policías y el ramo de seguridad, entre otros.
El diputado Paulo Pimenta, líder del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) en el Congreso, cuestionó, también por Twitter, el anuncio, diciendo que el mismo se trataría de un “pago al lobby de la industria de armas en Brasil, Estados Unidos e Israel”.
Pimenta agregó que “más armas en la sociedad” estimulaban la violencia y no resolverían los problemas de seguridad pública.
Bolsonaro, excapitán del Ejército, se mostró a favor de políticas armamentistas durante la campaña electoral, defendiendo que “ciudadanos de bien” tienen derecho a tener armas para defensa propia. Durante una entrevista incluso dijo que su casa, que ocupa un área de más de 200 metros cuadrados en Rio de Janeiro, nunca fue asaltada porque él estaba armado.
Brasil marcó un triste récord en 2016 con 62.500 homicidios (30,3/100.000 habitantes), según cifras del Atlas de la Violencia.
El equipo de investigadores responsable por este balance anual resaltó en junio que es necesaria una política de control responsable de armas de fuego.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas