Biblioteca Camila Borda: la actividad social para cambiar la realidad -
Seguinos en

Junín

Biblioteca Camila Borda: la actividad social para cambiar la realidad

Desde el espacio en el barrio Ricardo Rojas dan clases primarias y secundarias, funciona un roperito, se dictan talleres, se entregan alimentos, ayudan a comedores… todo de la mano de Mariela Scanavino.

Publicado

el

En el barrio Ricardo Rojas no solo hay necesidades materiales. También hay mamás que no saben leer y escribir, y otras que requieren aprender nuevas habilidades como costura o tejido. Lo que nació en la sede de la sociedad fomentista como la biblioteca popular Camila Borda, en homenaje a la chiquita asesinada en ese barrio, se transformó en un polo de posibilidades para los vecinos.

De la mano de Mariela Scanavino, fundadora y directora de la Escuela, también se brinda la posibilidad de terminar el primario o el secundario, dado que hay muchas mamás que no están alfabetizadas. Y en el plano social, se ayuda a merenderos de la zona, se dictan talleres, funciona un roperito, se reparten alimentos y se dan clases de apoyo a los niños y jóvenes estudiantes.

Esta biblioteca inició las actividades el 1 de marzo del 2021, en la sede de Arias y 27 de Diciembre. “Iba a ser un regalo que le iba a hacer a toda la comunidad de esa zona, porque hace doce años que estoy trabajando como docente en la Escuela del Paraje El Carpincho, en la extensión secundaria. Pero se adelantó este regalo como consecuencia de la pandemia, cuando vi el movimiento de los chicos en las calles, con una tarea pedagógica que se desmembraba de la escuela, ya que en este establecimiento no se contaba con Internet hasta hace muy poco y que se logró a través de SUTEBA”, contó Scanavino.

La titular de la biblioteca resaltó que “por eso, la escuela estaba organizada con el celular y el soporte papel, y así arrancamos con la biblioteca viajera y empiezo a dar clases en los merenderos que están frente a la sede. Cada vez eran más chicos los que asistían y entonces recurrí a la ayuda de otros docentes para formar nuevos grupos”.

“Estaba muy preocupada porque veíamos que la pandemia iba a durar un poco más y a la vez esta sociedad de fomento abandonada y cerrada, en un barrio muy complicado. Este espacio ya había sido usurpado, lo utilizaban jovencitos para drogarse, y así surgió la posibilidad de crear esta Biblioteca Popular”, contó.

EN MARCHA

Mariela Scanavino contó que finalmente “en noviembre del año pasado nos dieron la llave y encontramos un lugar muy deteriorado, que debimos autogestionar para mejorar, y con los vecinos y conocidos lo hemos logrado recuperar para que funcione esta biblioteca a la que asiste gente de muchos barrios”.

“Esta apertura no dejó que concluyeran con la gira por los barrios con la biblioteca. Hemos ido por distintas zonas, con un taller literario que interese a los niños y por lo general son leyendas. Luego se comparte la merienda y hacemos el reparto de lo que llevamos. Otras veces hacemos cine y hasta una plaza blanda”, detalló.

MAMÁS SIN ALFABETIZAR

Por otra parte, la responsable de la biblioteca dijo que “como faltan instituciones intermedias, arrancamos nosotros con talleres para los niños y jóvenes, con préstamos de libros. La inspectora Verónica Verón me ofreció llevar la primaria para adultos, porque una realidad por este sector es que muchas mamás no leen ni escriben. Conjuntamente con la biblioteca, en marzo del año pasado, empezó así a funcionar el CEA 99, que se encarga de estos vecinos”.

“Ahora tenemos nueve mamás que concurren y hay dos niveles: las alfabetizadas y las otras que no saben absolutamente nada. Arrancamos con una señorita y este año estamos viendo la posibilidad de contar con otra docente para brindar una mejor calidad educativa, dado que los ritmos de aprendizaje son diferentes”, agregó.

Y para seguir la extensión educativa, “este año tenemos el desafío de arrancar la secundaria para adultos”.

MÁS PARA EL BARRIO

“También tenemos los talleres culturales municipales, que significan todo un desafío y ofrecemos: costura, tejido y cuatro ritmos. Las mamás y muchas vecinas se engancharon con esta propuesta y se trabajó muy bien”, mencionó Mariela Scanavino.

Por otra parte, “también nace el ropero comunitario con la biblioteca. Tenía un compañero que se había quedado sin lugar para su ropero, el señor Pablo Rodríguez de Don Ito, así que lo abrimos en nuestro espacio. Se sigue abriendo el último sábado del mes, concurren cerca de 80 familias y en número en crecimiento que buscan prendas, ropa de cama, abrigo…”.

A la vez, Scanavino contó que “hay un grupo de profesores voluntarios brindan un apoyo complementario de matemáticas, dos horas los martes, y también inglés, ciencias naturales y geografía”.

“Los alumnos de tercer año de Trabajo Social hicieron las prácticas con nosotros, y terminaron su actividad con un cine barrial, una hermosa experiencia”, remarcó.

Por último, mencionó que “tenemos el refuerzo alimentario, que son cien bolsas de alimento que entregamos una vez al mes, y asistimos a todos los merenderos con mercadería, y otros tres de Villa del Parque, barrio La Vaca y Petit France”.

LA BIBLIOTECA

Como tarea pendiente, Mariela Scanavino dijo que “a la biblioteca hay que inscribirla en La Plata y después será elevado para contar con el apoyo a través de un subsidio como biblioteca popular. Nuestros lectores son niños y con ese dinero, se adquiere material para ellos”.

Y sobre el nombre elegido, contó: “Buscamos algo que significara algo para la comunidad y como trabajamos con la mamá de la nena, sentíamos que había que hacer algo más y poner a Camila Borda para que sea nombrada desde cada una de las actividades que ofrecemos. Estamos así acompañando a su familia”.

——————————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Más Leidas