Betamotor Argentina, en vías de ensamble de la nueva Zontes R310 2 monobrazo -
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

AMB

Betamotor Argentina, en vías de ensamble de la nueva Zontes R310 2 monobrazo

Este accesorio no sólo es un detalle estético. También, ha mejorado mucho el andar de la moto.

Publicado

el

Hay proyectos que nacen con el modelo de industrialización local en mente, y este es el caso de Betamotor Argentina, quienes tienen desde 2018 la representación de Zontes en nuestro país.

El desembarco de Zontes en el mercado local fue pensado para que las unidades llegaran en kits a la planta que la empresa tiene en Tigre y pasaran por la línea de montaje antes de llegar a los concesionarios, fiel al estilo de la empresa y como hace con otras marcas que representa como lo son Beta y TVS.

Lo cierto es y, se presta para celebrarlo por el contexto que vivimos los argentinos, no sólo por la crisis económica financiera sino por los efectos colaterales de la pandemia por coronavirus que, en el medio de este cambio, Zontes renovó la familia 310 en todas sus versiones.

La exigencia del nivel de integración de partes locales fue aumentando año a año, sin contar la mano de obra, y en este 2021 el nivel necesario, en promedio, para que los productos puedan gozar del beneficio del arancel de importación cero está en el 9% sobre el total del valor importado.

En el proceso de incrementar el valor de la integración local de la moto, las soldaduras de los cuadros también se realizan en la planta de Tigre. Y en otras líneas de producto han incorporado accesorios locales, como el equipaje, para lograr superar el nivel de piezas locales requerido. Después, el proceso es el del ensamblado de una moto que viene totalmente desarmada.

El primer paso, como siempre, es el llamado matrimonio, en el que chasis -o cuadro- y motor se juntan y sus números quedan unidos. Así inicia la moto su camino al concesionario sobre la línea de montaje, y en el recorrido se van instalando las distintas piezas. En el caso de la Zontes R310 2, la gran novedad en el proceso es su basculante mono-brazo. No sólo es un detalle estético, también ha mejorado mucho el andar de la moto.

El mono-brazo, en la línea de montaje

Todo el sistema de rodamiento de la rueda, la corona y el disco de freno están instalados sobre éste, con lo cual en el momento en que se monta el basculante ya se puede tensar la cadena, es decir, dejar todo listo antes de montar la rueda, que es muchísimo más liviana y se fija con 5 tuercas.

El diseño de este basculante mono-brazo incluye un guardacadena dentro de la misma aleación, aunque luego se inserta uno plástico junto con un guardabarros.

Para el operario el proceso es mucho más simple: no usa sistema de asistencia para la rueda trasera, ya que, es tan liviana que le resulta más fácil y rápido hacerlo de forma manual.

Una vez que la moto pasó por todas las etapas de la línea de montaje, donde lo último que se instala es el sistema de escape, ya que primero hay que soltar la moto del plato que la transporta sobre la cinta, va directo a una zona de pruebas donde todas las unidades son inspeccionadas y testeadas para asegurarse que todo funcione: motor, transmisión, suspensión, tablero, luces, etc. Y recién en ese momento el producto se embala para que quede listo para ser transportado al salón de ventas para encontrarse con su futuro propietario.

Suplemento AMB

Más Leidas