Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Baja la cantidad de zapatos que se venden por la crisis

Los fabricantes nacionales se han transformado en importador de productos y desde el sindicato (UTICRA) reclamaron al gobierno nacional el cierre de las importaciones por el plazo de un año.

Publicado

el

El aumento de las importaciones en los últimos tres años tuvo un fuerte impacto en la industria de la producción de calzados. Desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado de la República Argentina (Uticra) advirtieron que el sector atraviesa una crítica situación por el aumento de las importaciones y la caída de las ventas, que derivó en el cierre de fábricas y reducción del personal.

Según señaló el gremio, se trata de un aumento del 53,19% de las importaciones con respecto a 2015. Sólo durante 2017 señalaron según datos oficiales del Indec- fueron importados 34.603.032 pares de calzados terminados, lo que significó un 25,93% de incremento en relación con el mismo período del año anterior.

Según publicó el portal Infocielo, “desde el sindicato reclamaron al gobierno nacional el cierre de las importaciones por el plazo de un año ya que, según denunciaron, este aumento “exponencial” produjo el cierre de medianas y pequeñas fábricas, y una masiva reducción de personal en las plantas industriales: aseguran que se perdieron 6.000 puestos de trabajo, entre despidos directos o encubiertos bajo la modalidad de retiros voluntarios”.

Problemática

Raúl Elizalde es propietario de una zapatería en nuestra ciudad y ante esta problemática explicó que “en mi empresa estamos notando un incremento en la mercadería importada que no es del gusto nuestro, que nos gusta comercializar productos nacionales. Ahora se está dando un fenómeno distinto a otras oportunidades, vemos que el mismo fabricante nacional se ha transformado en importador de productos extranjeros. A nosotros, nos entran productos directamente desde el fabricante no de un importador de zapatos. El producto nacional comienza a perder fuerza a través de los mismos canales de comercialización. Respecto al producto y al precio, no hay gran diferencia con lo que se logra a nivel nacional. Lo que el fabricante logra es no comprometerse con los costos de producción y es mucho más simple traer un producto terminado que hacerlo. Esto no es una crítica hacia el fabricante porque sé que es muy difícil hacer el calzado. A nuestro país entra de varios lugares, entre ellos de China, que es lo que más entra, y también Brasil”.

En cuanto a la calidad, expresó que “siempre defiendo al producto nacional porque es muy bueno, pero tenemos costos altos para producir. Esto hace que no seamos competitivos para exportar y eso nos limita en el crecimiento de nuestra industria. Ha decaído tanto el salario del empleado en general que, eso también, impacta en el consumo. Nos estamos viendo afectados por varias puntas, es una situación que ya la hemos vivido y no es grata. Tanto la industria como el comercio chico, que no tienen la capacidad económica para producir o surtirse, terminan afectados al punto de tener que cerrar. Eso se transfiere a comercios o industrias más grandes que terminan acaparando esa venta que perdió el comercio chico. Se monopolizan los mercados y los grandes tienen una pseudo estabilidad y desaparecen los chicos”.

Ventas
Para culminar, el comerciante manifestó que “en mi comercio la cosa es dispar. Hay una baja en la cantidad de pares que se venden, pero nosotros aún estamos en una regularidad con respecto a años que fueron no muy buenos. Actualmente, y desde hace ya unos años, el 80% de la venta se hace mediante pago electrónico”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas