Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Autódromo Eusebio Marcilla, el dolor de ya no ser

La pista del autódromo de nuestra ciudad, supo recibir al Turismo Carretera, pero con el deterioro que tuvo con el paso del tiempo, fue desafectada para las categorías nacionales, por parte de la Comisión Deportiva Automovilística. En tanto, el costo estimado para el reasfaltado de la misma es de 20.000.000 pesos.

Publicado

el

¡Y vamos a Junín!. Esta era la inmediata respuesta mayoritaria que se escuchaba hasta hace poco, cuando en los cambiantes y manoseados calendarios nacionales se dejaba de lado un circuito y surgía la necesidad de reemplazarlo con urgencia por otro. La buena infraestructura hotelera de la ciudad, su cercanía (267 kms) con la Capital Federal, y el interesante trazado de su circuito eran elementos que avalaban ese postura. Así más de una categoría logró encontrar el lugar para hacer sus carreras.

Precisamente esos elementos, más su ubicación en una zona fierrera de la provincia de Buenos Aires, crearon múltiples expectativas, cuando en el 2011 finalmente el proyecto del Autódromo de Junín se hizo realidad con la adecuada denominación de “Eusebio Marcilla”, el recordado “Caballero del Camino” y principal representante de la ciudad en los dorados años del TC de fines de los 40 y principios de los 50.

La multitud convocada por la presencia del TC potenció esas expectativas futuras de un escenario clásico y convocante, y no sólo para la popular categoría.

 

El deterioro de la pista. El paso del tiempo lamentablemente fue mostrando otra realidad. Aquella advertencia que desde esa carrera inicial, el mal estado del piso fue agravándose. De poco sirvieron los reiterados parches con que se pretendieron soluciones temporarias, sin encarar el problema de fondo. A principios del año pasado, un bacheo de 600 m2 no impidió que continuase el permanente deterioro de la pista. Nada que ver con el resto de las obras que se mantuvo en buen estado.

 

Desafectación de las categorías. Todo esto derivó en la lógica desafectación para categorías nacionales por parte de la Comisión Deportiva Automovilística del Automóvil Club Argentino. Por eso el Súper TC 2000, TC 2000 y  Top Race V6, dejaron de ir tras cumplir sus compromisos en la temporada 2015. Un año antes corrió su última carrera el TC, mientras que el Turismo Nacional nunca más repitió su única experiencia del 2011. Ante esto, la actividad se redujo a las carrera zonales, con la sensible disminución de ingresos, que ante el escasísimo apoyo oficial, cada vez alcanzaron menos para hacer frente a los elevados costos de mantenimiento, especialmente de la energía. Por si esto fuese poco, los reiterados problemas con el piso del circuito motivaron la apertura de una investigación penal por parte de la Fiscalía  sobre esas fallas en la pista.

 

Futuro incierto y falta de apoyo. Todo este panorama plantea un futuro bastante incierto para el Autódromo de Junín. Pero como en todo, hay una solución, y en este caso pasa por un verdadero trabajo de reasfaltado de la pista. No es fácil ni económica. Su costo estimado es de 20.000.000 de pesos, una cifra que está fuera del alcance de la Municipalidad y el Auto Moto Club Junín. A partir de esta situación será cuestión de generar ideas y movilizar esfuerzos en los distintos sectores interesados para encontrar esa solución que permita recuperar el circuito y una plaza tan importante para la actividad local. Sería tan lamentable, como triste, ver desaparecer un autódromo tan joven.

Por eso el “y vamos a Junín” de aquellas épocas en que todos lo miraban como una solución, ahora debe transformarse en un “vamos Junín…” , como fuerte proclama para encontrar su propia solución.

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas