Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Asaltaron dos agencias de quiniela ayer, con tres horas de diferencia

En dos puntos de la ciudad diametralmente opuestos y en horarios diferentes. El primero en 12 de Octubre y Posadas pasadas las 15 horas. El segundo en Winter y Ángel María de Rosa a las 19:10.

Publicado

el

El accionar es prácticamente calcado y sin dudas el objetivo de los delincuentes es encontrar sumas de dinero cuanto menos “interesantes”,  más allá del riesgo que asumen por ingresar en locales que en muchos casos  cuentan con cámaras de seguridad.

Universidad Siglo 21

Por cierto “toman recaudos”.

Por lo general los delincuentes son dos, se trasladan en moto, cubren sus cabezas con cascos, suelen mudar alguna de sus prendas durante la fuga para desorientar al personal policial. Actúan rápido.

Uno se queda esperando en la moto mientras el cómplice ingresa a robar aunque si desde la calle advierten que hay demasiada gente y se puede complicar, actúan los dos.

Eligen vías rápidas de escape e intentan perderse en el tránsito. Habitualmente portan armas de fuego o blancas y amedrentan a sus víctimas también a los gritos mientras exigen “la plata”.

Saben que tienen segundos para escapar porque una vez que cruzan la puerta llegará el pedido de ayuda de las víctimas con llamados al 911. Y pasarán minutos hasta que los  agentes policiales consigan recabar algo de información para alertar a los patrulleros que recorren las distintas zonas y comience la búsqueda.

Muchas veces, las víctimas, presas de crisis propias por lo que les tocó vivir no pueden describir a los delincuentes y se sumarán entonces ocasionales transeúntes que irán aportando detalles.

Para ese entonces, los delincuentes habrán tomado mucha distancia.

Ayer por la tarde, en la agencia de lotería y quiniela “La Grande”, se desarrollaba una jornada habitual.

Dos empleadas detrás del mostrador. Una atendiendo a un cliente que estaba jugando a la quiniela mientras  la segunda trabajadora hablaba con  una mujer que se había acercado a realizar un trámite. Cobrar una factura.

Y de pronto se abrió la puerta, ingresó un individuo con el casco puesto y arma en mano gritando “Esto es un robo. La plata. La plata”.

La cliente con el nerviosismo propio de la situación, intentó salir del local en el mismo momento en el que el cómplice – que había quedado afuera en la moto-,  portando una cuchilla, la empujó hacia adentro tomándola de los pelos y la tiró al piso mientras la seguía apuntando con el arma blanca.

Al mismo tiempo, a metros del ingreso al local estaba  el esposo de la mujer que no tardó en darse cuenta que estaban robando y casi con desesperación le hacía señas para que se tranquilice. Imposible medir el tiempo.

Para algunos fueron apenas unos segundos pero eternos si se tiene un revólver o una cuchilla a centímetros de distancia. Hasta que llegó el “vamos. Vamos”.

Ya con los delincuentes escapando en la moto, lentamente empezó a llegar algo de calma cuando una de las empleadas comenzó a gritar “llamen a la policía”.

Y a partir de ese momento se ponía en marcha otra etapa. Patrulleros, policía motorizada, una ambulancia para asistir a una de las víctimas que sufría una lipotimia, ocasionales transeúntes y vecinos de Winter y Ángel María de Rosa que se iban acercando a la puerta de la Agencia, detectives de la DDI pidiendo información y reclamando imágenes de las cámaras del Centro de Monitoreo, operativos para intentar ubicar a los delincuentes.

Habían sido dos jóvenes de unos 20 a 23 o 24 años. Armados con un revólver y un arma blanca. Lograron su cometido. Se llevaron unos cinco mil pesos. Y dejaron atrás a dos empleadas que eligieron otro camino, el del trabajo. Y un sabor amargo. Y miedo…mucho miedo.

También ayer pero pasadas las 15 horas, cuando la elevada temperatura obliga a muchos a no salir a la calle, otra vez dos individuos que se trasladaban en una moto se acercaron a una agencia de quiniela. En 12 de Octubre y Posadas.

Uno de ellos, arma en mano, ingresó al local, amedrentó a una empleada, exigió la entrega de dinero y desapareció junto al cómplice en una moto del tipo cross roja hacia Aristóbulo del Valle.

También se pidió ayuda a personal policial y se montó un operativo tendiente a dar con los delincuentes.

 

Haciendo Obras 2

Más Leidas