Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Artrosis

Escribe: Dr Luis Introcaso –
La artrosis es una enfermedad degenerativa crónica que lesiona progresivamente el cartílago articular, generando dolor, rigidez e impotencia funcional de la articulación afectada. Es la más frecuente de las afecciones articulares.

Publicado

el

La artrosis es una enfermedad degenerativa crónica que lesiona progresivamente el cartílago articular, generando dolor, rigidez e impotencia funcional de la articulación afectada. Es la más frecuente de las afecciones articulares.
Las articulaciones son los componentes del esqueleto que nos permiten el movimiento y, por lo tanto, nuestra autonomía funcional. Están formadas por la unión de dos huesos dentro de la estructura formada por la cápsula articular que la recubre. Por lo general, la articulación está sostenida por ligamentos que la “atan”, cartílago ubicado entre las superficies óseas que suaviza el impacto y un líquido lubricante que facilita el movimiento llamado líquido articular.

Origen
Si bien no es una enfermedad hereditaria, la artrosis tiene un riesgo genético que hace que, sumado a otros factores, pueda aparecer con mayor frecuencia en sujetos con antecedentes familiares. La obesidad, las posturas anómalas, los movimientos repetitivos, los traumatismos y la falta de ejercicio físico son factores prevenibles que influyen en la incidencia de aparición de esta enfermedad. A medida que avanza la edad, su frecuencia de aparición es mayor. Aproximadamente el 70% de las personas mayores de 75 años muestran signos de artrosis en las radiografías, aunque no todos ellos desarrollan los síntomas de dolor e impotencia funcional.

Articulaciones afectadas

Las articulaciones más frecuentemente afectadas son las de la columna vertebral (principalmente cervical y lumbar), las rodillas, las caderas y las manos, aunque cualquier articulación puede verse comprometida.

Tratamientos
Los tratamientos disponibles para este tipo de patología se basan en medidas farmacológicas y no farmacológicas. Dentro de las primeras, los más utilizados son los medicamentos analgésicos y anti-inflamatorios. En algunos centros especializados, se utilizan en casos más severos sustancias de uso local (intra-articular) que intentan restablecer el movimiento y aliviar el dolor. Hasta infiltraciones con células madre autólogas se están aplicando, con gran éxito.
Pero, además de estos avances, estamos convencidos que las medidas preventivas, son las que más van a influenciar en la evolución de la enfermedad a largo plazo. La reducción del peso, la recuperación de los movimientos articulares mediante ejercicio físico, el fortalecimiento de las estructuras musculares que rodean a las articulaciones, el aumento de la capacidad aeróbica y evitar posturas anormales, serán los verdaderos objetivos a largo plazo.

Escribe: Dr Luis Introcaso
Médico Deportólogo
MP 62667 – AFA 5469/15

MÁS NOTICIAS

Más Leidas