Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Apuestan a una iniciativa público-privada para que el aeródromo vuelva a operar

“Para que un privado invierta tenemos que convertir el aeródromo de Junín en un aeródromo comercial. Esto abriría las puertas a diferentes ciudades y al turismo”, dijo la diputada Ricchini.

Publicado

el

El aeródromo de nuestra ciudad dejó de estar operativo hace casi seis años.  El 10 de abril de 2012  la pista quedó clausurada y desde entonces no hubo más vuelos particulares, sanitarios ni de emergencias, por los riesgos que corrían las aeronaves debido al mal estado de la misma.

Macro Recargas

La decisión fue adoptada en aquel momento por la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC), a partir de los informes oculares y técnicos. La pista había sido inaugurada en el año 1978, y las últimas tareas de reparación realizadas, en forma parcial, datan de 2005, cuando se repavimentaron alrededor de 400 metros de una de las cabeceras.

Desde entonces decenas de opiniones y discusiones giraron en torno a la situación particular del aeródromo local.

En enero de 2017, en una entrevista que le concedió a La Verdad, el arquitecto Fidel Sánchez mencionó que “la pista de la aviación es algo que no puede esperar. No solamente por una cuestión de salud (la pista se utilizaba para que avionetas puedan trasladar órganos en operativos de ablación), sino también por lo importancia que tiene una ciudad como Junín”. Y remarcó posteriormente: “La pista tiene una base impecable, aguanta cualquier tipo de avión. Pero desde el año 1979, en que se hizo, nunca tuvo ningún tipo de mantenimiento. Es una pena que se pierda esa pista, inclusive en una época los aviones de Buenos Aires paraban a cargar combustible acá”.

Pero hay más. En septiembre del último año siete empresas privadas solicitaron nuevas rutas para operar vuelos regulares y otras dos compañías pidieron autorización para dar servicios no regulares durante la segunda audiencia pública que realizó el Gobierno Nacional, a partir de la cual se analizaron ofertas para cubrir un total de 503 rutas aéreas regionales, internacionales y de cabotaje. En total, se solicitaron 300 rutas internacionales y 203 de cabotaje, muchas de las cuales llegan a ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires. Entre los destinos nacionales aparecieron Tandil, La Plata, Necochea, Olavarría, Bolívar y Tres Arroyos en la provincia de Buenos Aires. Junín, así, quedó afuera del mapa aéreo.

 

Manos a la obra. Esta semana, retomando el tema, La Verdad dialogó con la diputada Laura Ricchini, quien hizo referencia a cómo se trabaja y qué posibilidades existen de que Junín tenga otra vez operativo el aeródromo.

“Desde que iniciamos la gestión nosotros hemos estado trabajando con el Intendente para que la obra del aeródromo se incluyera dentro del presupuesto provincial. Hemos logrado la obra de Circunvalación, la del camino a la laguna, la obra del desagüe de la zona norte, pero en este caso, lamentablemente, la Provincia entiende que hay otras prioridades, urgencias mayores. Entonces, el tema del aeródromo debe esperar”, explicó Ricchini.

“Más allá de esto nosotros tratamos de no quedarnos con eso y desde la Legislatura hemos aprobado la ley de Participación Público Privado que nos permite que un privado pueda realizar en conjunto con el Estado provincial la inversión y llevar a adelante la obra. ¿Cómo se hace? El privado invierte y a cambio se le da una concesión por una determinada cantidad de años. Esto permite que desde el Estado no haya que invertir en todo, nosotros tenemos un presupuesto finito y es imposible atender todas las cuestiones en un mismo momento”, añadió la legisladora en la continuidad de la entrevista.

“Nosotros estamos generando desde 2015, desde que comenzamos la gestión, un endeudamiento de la Provincia para obras. Esto no generaría más endeudamiento, sino que generaría inversión. La ley es muy nueva, hay que ver detalles todavía, pero confiamos en que pueda ser una buena solución”, consideró.

 

Situación especial. “Con el aeródromo, más allá de la repavimentación, lo que tenemos es una situación especial. Ya había un proyecto de repavimentación cuando nosotros ingresamos al Gobierno. El proyecto estaba aprobado pero desde la ANAC y el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA) habían marcado algunos detalles en señalética y luces.

Comenzamos con este proyecto pero entre 2015 y 2016 se modificaron muchísimas variables que permiten que un aeródromo sea volable y comercial. Para que un privado invierta tenemos que convertir el aeródromo de Junín en un aeródromo comercial. Esto abriría las puertas de Junín a diferentes ciudades y al turismo, por eso redoblamos los esfuerzos.

Ahora esperamos que la Dirección de Aeronáutica de Provincia, junto con el ORSNA y la ANAC nos manden las nuevas especificaciones para poder hacerlo comercial. Cuando eso llegue, a los ingenieros de Vialidad se les darán los detalles para poder armar un proyecto y saber cuánto nos cuesta. El año pasado hablamos de unos 18 millones de pesos solo para la pista, pero tenemos que pensar también en hangares, en una torre de control y el la colocación de tanques para cargar combustibles. Estamos hablando de un costo elevado, vamos a volver a juntarnos con empresas e inversores privados”, especificó la diputada del PRO en Cambiemos.

“Hoy muchos aeródromos se hacen comerciales, nosotros confiamos en el punto estratégico que tiene Junín en la Provincia y el lugar de Turismo en el que lo estamos convirtiendo después de mucho trabajo. Me quedan a mí dos años de gestión en la Legislatura, espero que al terminar mi mandato podamos tener buenas noticias sobre el aeródromo”, se esperanzó Ricchini. Por ahora, habrá que esperar.

Gobierno Local

Más Leidas