Seguinos en
Binaria Seguros

Provinciales

Alarma por los cambios en la coparticipación

Se trata de un proceso de largo aliento, y en el Ejecutivo aclaran que no será de aplicación inmediata.

Publicado

el

La reforma del código de distribución de la Coparticipación, un debate que tal como adelantó DIB el viernes el Ejecutivo bonaerense habilitó esta semana, generó alarma entre los intendentes del interior, distritos que se ven beneficiados por el actual sistema de reparto.

Tras varios meses de análisis y reuniones entre funcionarios y jefes comunales, el Gobierno blanqueó esta semana que revisará el Coeficiente Único de Distribución (CUD), la fórmula utilizada para definir el reparto de la Coparticipación entre los municipios.

Se trata de un proceso de largo aliento, y en el Ejecutivo aclaran que no será de aplicación inmediata. De todos modos, la sola mención de la reforma generó varios interrogantes en el interior provincial, cuyos distritos hoy por hoy se ven beneficiados con el actual sistema, impuesto en el año 1987 y apenas modificado desde entonces.

Según la ley 10.559 el CUD se divide de acuerdo a tres ítems principales: el 58% responde a cuestiones demográficas (62% por población, 23% inversamente relacionado a la capacidad tributaria y el 15% según la superficie); el 37% a los efectores de salud; y el 5% según las funciones transferidas por la Provincia o Nación.

Aunque el factor poblacional tiene un peso importante, la fórmula contiene otros ítems como el territorio y las prestaciones de salud, en donde los distritos del interior hacen la diferencia. De este modo, se da la situación particular: aunque los 24 municipios del Conurbano reciben la mayor cantidad de dinero, si se considera la población a la que se debe atender con esos recursos quedan notoriamente relegados respecto del resto.

Por caso, La Matanza es el distrito que más recibió el año pasado, con más de 5.300 millones de pesos. Pero si esa cifra es repartida entre sus 1,7 millones de habitantes significan apenas 3 mil pesos per cápita. En contraste, los 116 millones de pesos que recibió el año pasado la comuna de Pila representaron la jugosa suma de 31.898 pesos por persona.

Un caso paradigmático es el de General Pueyrredón (Mar del Plata), que rankea sexto entre los que más reciben con un desembolso de 1.623 millones en 2017, pero es el tercero más “pobre” en el reparto por habitante, con apenas 2.622 pesos.

Cambio de reparto
El debate que abrió el Gobierno no tiene aún un rumbo fijo. En una reunión con intendentes del radicalismo celebrada en enero, el ministro de Economía, Hernán Lacunza, les aseguró que la discusión será “a agenda abierta”. No obstante, fuentes extraoficiales reconocen que cualquier cambio favorecerá al Conurbano por sobre el interior.

Los rumores, aunque sean solo eso, ya levantaron polvareda. Consultados por DIB, varios intendentes se mostraron preocupados por los cambios. En todos asoma una sola certeza, que atraviesa la pertenencia partidaria: qué pasará con las cuentas de los distritos del interior si la reforma avanza en el sentido que se prevé.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas