Seguinos en
Binaria Seguros

La Deportiva

Agustín Romero, de la euforia a la desazón

El piloto de Justiniano Posse Agustín Romero perdió la vida a los 17 años de edad luego de las heridas sufridas tras un accidente en la final del 125 Graduados que se corrió el pasado lunes 9 de julio en Villa Trinidad, Santa Fe.

Publicado

el

Por: Jorge Piccolo

En estas situaciones nunca quiero ser el primero en dar la noticia…a veces la gente busca explicaciones, razones, cuestiones donde sostenerse cuando ya nada puede soportar un deceso, rodeado de la mala fortuna y lo inesperado.

Mis pulgares se chocan frente al teclado de la computadora… ya analicé mil veces en mi cabeza y mil veces frente al monitor…se pelean mi ideas de sostener, por un lado lo deportivo y por el otro la tragedia… y en un tercero en discordia…tratando de explicarle a la gente lo que realmente sucedió para que el dolor no sea más profundo en los protagonistas y en la familia de Agustín y para la familia del CAM.

Qué destino te pone primero en ver un piloto demostrar porqué fue campeón y porqué había calidad y cualidades en su manejo. Casi media hora antes de lo inesperado, Agustín Romero ganó una de esas carreras memorables…su 14ta victoria en el CAM de manera brillante. Una lucha única por un triunfo inolvidable en 110 Mayores y el 2do de 2018.

Luchó, buscó, arremetió en cada sector del circuito con tres pilotos más pero impuso él sus determinaciones conductivas para hacer estallar cada rincón del circuito de Villa Trinidad.

Sin embargo esa euforia se convirtió en exclamación de dolor y luego silencio…

EL ACCIDENTE
No es entrar en detalle porque nunca el morbo fue ni será compañero de emociones, nunca.

Sin embargo es importante explicar lo que sucedió para que nadie informe, publique ni distorsione lo que pasó realmente…

Durante la final del 125 Graduados y en la entrada a la recta opuesta, a Julio Orazi se le barrió la moto de atrás y no pudo evitar la caída. Se cayó solo y no producto de ningún toque. Lograron esquivar a Julio y a la moto de él, siete pilotos que venían detrás.

En esa maniobra de esquive, Romero, que venía en un segundo pelotón, tocó la rueda trasera de uno de esos pilotos y su moto salió hacia afuera y el cuerpo de Agustín hacia adentro. El infortunio fue que Romero impacto de manera completa y a velocidad plena con la moto de Orazi quien se levantaba sin consecuencias físicas luego del revolcón.

Producto del choque del cuerpo de Agustín contra la moto…se le salió el casco…el casco nunca se salió antes del impacto…sólo cuando el choque del cuerpo en la moto produjo la salida del mismo.

Nadie chocó a Julio…nadie chocó la moto de Orazi…Agustín nunca chocó con su moto, la moto de Julio…la mala fortuna de caer hacia adentro con una moto caída y en una situación de carrera en plena velocidad.

No hay culpables…hay una ausencia…dolorosa…tremendamente dolorosa.

Nunca doy tantas explicaciones pero entre la impotencia y las experiencias anteriores de accidente de carrera, es importante que el recuerdo de Agustín tenga bandera de cuadros por su tremenda capacidad a la hora de correr y no por su deceso.

Es importante dar sentimientos personales en momentos devastadores porque la misma euforia que Agustín nos dio al ganar la final de 110 Mayores… fue la misma desazón que Agustín nos dejó….

MÁS NOTICIAS

Más Leidas