Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Aguiar: “Contener el tipo de cambio no le conviene demasiado al Gobierno”

“Es probable que la moneda de nuestro socio comercial más importante tienda a ganar competitividad y nosotros tendremos que hacer lo mismo”, agregó.

Publicado

el

Santiago Aguiar, licenciado en Economía, charló con Grupo La Verdad sobre la situación del país y dijo: “Creo que tomó cierta calma el mercado cambiario. A partir del nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la decisión de tomar una política monetaria hipercontractiva que tiene sus efectos sobre la economía real por el alto costo financiero, llevado adelante por el nivel de las tasas de interés”.

“No terminaron de impactar”
“Esto es para absorber todo peso que exista en el mercado y controlar la cotización del tipo de cambio. Pasamos un año de una devaluación que llegó a ser mayor al 120 por ciento y, con la baja del último mes, estamos al doble del precio del dólar de diciembre del año pasado.
Si bien se contuvo la escalada con el nuevo esquema de bandas cambiarias y la intervención del Banco Central con las políticas monetarias, todavía no terminaron de impactar en la economía real”, añadió.

“Impacta mucho”
Por otro lado, el ex concejal contó que, desde su opinión, “nunca hubo riesgo de hiperinflación”, aunque aclaró: “Pero si corre a ritmos muy alto. Estamos esperando octubre, pero probablemente estén cerca del 5%, y a nivel anual será cercano al 50%. Esto impacta mucho en el bolsillo”.

“Es una generalización”
Aguiar, a su vez, explicó: “Argentina también fue parte de un proceso donde las economías emergentes sufrieron mucho, pero además por volatilidades propias tendimos a sobrerreaccionar el riesgo país y el tipo de cambio.

Una vez cerrados los mercados financieros internacionales, que hicieron que se tenga que recurrir al FMI y a partir del nuevo acuerdo donde se contiene muy agresivamente la escalada del dólar porque entienden que la inflación es un proceso estrictamente monetario y al contenerse el tipo de cambio, también la inflación. En parte es verdad, pero también hay una que es estructural que tiene que ver con otras cosas.

Mientras el Gobierno siga aumentando precios regulados, como la nafta, tarifas y demás, haber controlado la inflación es una generalización. Es lógico que los datos que se vienen tiendan a ser menores que el 6 por ciento. Una economía no sobrevive a una inflación de estos números”.

“Hay un rezago”
“Ojalá que empecemos a reconocer el piso de la crisis porque el impacto más fuerte lo sufren las pymes y los trabajadores. No sólo en la calidad del empleo, sino que también en la cantidad.

Para poner en contexto, el tipo de cambió aumentó un cien por ciento en este año. Desde que asumió Aranguren, se desreguló el precio de muchos de los servicios y se dolarizaron, entre ellos el de la nafta. En el año, lleva un 80% de aumento, independientemente de que haya bajado, todavía el aumentó no llegó a lo que fue la devaluación. La inercia que queda por recibir tiene que ver en cómo se va a trasladar al precio.

Otro dato es que la inflación mayorista de los últimos 12 meses subió casi el 70 por ciento y la minorista algo más del 40. Esto quiere decir que todavía hay un rezago del traslado a precios del efecto devaluatorio que no se sabe hasta dónde va a llegar”, continuó.

“No terminó”
En este sentido, el licenciado en Economía afirmó: “En casos muy sensibles, como el combustible, hay una segunda vuelta que tiene que es el impacto en el proceso logístico que tiene nuestro país, porque gran parte de las mercaderías se traslada por ruta y el combustible es un insumo muy importante en la cadena productiva. En definitiva, esto hace que los precios de los bienes y servicios aumenten.

Está bien que se haya contenido el tipo de cambio, pero el proceso inflacionario no terminó. Esperemos que tienda a bajar. Las estimaciones del FMI y del Gobierno prevén que bajará en el último trimestre del año que viene.

Contener el tipo de cambio no le conviene al Gobierno. La competitividad en nuestro país se mide a través del tipo de cambio real. En economía hay un axioma que dice que los precios son inflexibles a la baja. Una vez que se llega a un precio, es muy difícil que baje”.

“Será muy difícil”
“Muchas de las empresas que venden sus productos, compraron sus insumos a un dólar de $40. Es cierto que muchos empresarios están recomponiendo rentabilidad, en la medida de lo que puedan.

Será muy difícil que los precios bajen, sobre todo los que están regulados, como el combustible, las tarifas, los servicios públicos. No soy muy optimista respecto de una baja de precios.

Esto va a seguir impactando en el poder adquisitivo de los salarios. Todavía el aumento del combustible no alcanzó a la devaluación. Por lo tanto, si uno dolariza, tiende más a subir que a bajar. Este dólar de 36 está cerca de la banda inferior de la política cambiaria.

El gobierno, en cuanto a comercio internacional, le conviene un tipo de cambio más competitivo, sobre todo a partir de la decisión de Brasil que va a tomar una política de comercio internacional muy agresiva. Es probable que la moneda de nuestro socio comercial más importante tienda a ganar competitividad y nosotros tendremos que hacer lo mismo”, finalizó.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas