Advierten sobre sustancias cancerígenas y tóxicas en los cigarrillos electrónicos - La Verdad Online de Junín, Buenos Aires, Argentina
Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Junín

Advierten sobre sustancias cancerígenas y tóxicas en los cigarrillos electrónicos

El médico Gustavo Portiglia brindó un completo panorama sobre las consecuencias de fumar y advirtió que no se abandona el hábito con estos nuevos elementos.

Publicado

el

Los cigarrillos electrónicos no son recomendables cuando se intenta abandonar el hábito de fumar: aportan más sustancias cancerígenas y tóxicas que el tabaco común, según advirtió el médico Gustavo Portiglia.

Como introducción, el profesional habló sobre el cigarrillo común: “Posee alrededor de cuatro mil sustancias tóxicas y 250 son cancerígenas. Lo que se prende en la primera parte, el radio núcleo, es lo más tóxico: la primera pitada. Pero además tiene acetona, que se utiliza para quitar pintura; el amoníaco que se usa para limpiar; arsénico que se coloca en los venenos y los tóxicos; cadmio que se utiliza en las baterías… un sinfín de toxicidad tremenda”.

“No está asegurado que la nicotina sea cancerígena, pero sí el resto de estos componentes tóxicas que tiene el tabaco”, explicó.

A la vez, remarcó que “el cigarrillo electrónico se empezó a utilizar por el año 2004, armado por una empresa china, y está compuesto por un vaporizador que es una batería minúscula que calienta a una sustancia líquida y se produce el humo del cigarrillo. Esto reemplazaría al hábito del tabaco, pero es de falsedad absoluta”.

“En una convención que hubo en Brasil, la Organización Mundial de la Salud reafirma que hasta que haya estudios más profundos, el cigarrillo electrónico debería estar prohibido. Además de contener porciones muy bajas de nicotina, también tiene dentro de sus compuestos elementos tóxicos, como un alcohol que se halla en medicamentos y cosméticos, y glicerinas vegetales”, agregó Portiglia.

A la vez, indicó: “Cuando son dosis bajas, perfectamente estudiadas, y uno las consume o se las aplica, no tiene efectos nocivos. Pero puestas en el cigarrillo electrónico, que son dosis más amplias, volátiles e inhalantes, producen mucha irritabilidad en las vías aéreas”.

Contra el hábito
El profesional destacó que “de los estudios realizados sobre cigarrillos electrónicos, se ha visto que las personas que lo prueban por primera vez terminan consumiendo el cigarrillo convencional. Y en los fumadores activos, por encima de diez por día y tienen intentos por dejar, y empiezan con el cigarrillo electrónico, se ha visto que el efecto es nocivo y no conduce a nada”.

“No está comprobado que sirva para dejar de fumar y la OMS es muy clara: debería estar a sujeto a regulaciones el consumo y la venta de cigarrillos electrónicos”, agregó.

Las estadísticas
Gustavo Portiglia dijo que “sin ayuda terapéutica, el 4% de la gente puede dejar de fumar. Y con ayuda, el 30% lo logra. Pero con el cigarrillo electrónico nadie puede dejar el hábito del tabaco”.

“Esto fue un gran invento de las tabacaleras, porque el mayor consumo se produce en los países en vía de desarrollo. En los grandes países ya industrializados el consumo ha bajado notablemente porque incidió en la economía de esos países”, subrayó.

El tratamiento
En el caso del médico, “nosotros tenemos pacientes y empezamos el trabajo para dejar el hábito del tabaco con una encuesta y se arranca con los parches de nicotina, que luego se reemplazan con medicación. Hay que acompañarlo, ayudarlo, preguntarle, soportar que a veces no haga caso y tenga su deseo de seguir fumando, pero en este punto hay que trabajar muchísimo”.

Gustavo Portiglia detalló finalmente: “Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, metemos al aparato respiratorio 500 litros de aire por hora y 600 millones de partículas entran por día. El fumador ingresa 1200 millones de partículas tóxicas por día. Si se agrega el cigarrillo electrónico, los pulmones son un caldo de cultivo de muchas cosas, predispuesto para alteración del epitelio que luego desencadenan las enfermedades pulmonares”.

Más Leidas