Seguinos en
LT20 Radio Junín

Locales

Advierten sobre los golpes de calor en las mascotas

Recomendaron dejarlos en lugares frescos y bajo sombra, preferiblemente donde haya corriente de aire. En caso de que muestren síntomas como respiración dificultosa, tambaleo y una coloración azulada en las encías, es importante aplicarles hielo en las axilas y en la ingle, como también remojarlos con agua fresca.

Publicado

el

El Dr. Julio Ferrero, Director General de Zoonosis y Bromatología señaló que “las mascotas sufren incluso más que las personas por la imposibilidad de repeler o exhalar el calor que tienen dentro del cuerpo. Esto se debe a diversos motivos, pero, fundamentalmente, es porque no tienen la capacidad de transpirar por la piel como nosotros que tenemos una gran superficie para disipar el calor. Los perros no tienen glándulas sudoríparas o tienen muy pocas, por lo que disipan a través de los pulpejos de las patas y por medio de la respiración que les permite hacer un intercambio gaseoso para eliminar el calor”.

Igualmente, el médico veterinario advirtió que “sin embargo esto muchas veces no es suficiente sobre todo por una cuestión de mal manejo nuestro, ya que muchas veces los dejamos encerrados en patios muy chicos o adentro del auto, algo que pasa también con las criaturas. Asimismo, cuando los sacamos a caminar en horarios pico, al no tener la capacidad de transpiración pueden sufrir un golpe de calor. Por lo tanto, hay que dejarlos en lugares donde puedan respirar, que haya corriente de aire o en zonas sombreadas que tengan un tinglado o árbol para que los proteja”.

Ferrero informó sobre cuáles son los síntomas de golpes de calor que debemos tener en cuenta al sostener que “si están como atontados, respiran dificultosamente, se tambalean, sus encías y mucosas conjuntivas se ponen de color azulado, es porque no están normales. Evidentemente hay un problema de falta de oxigenación que hace que puedan perder el sentido y morir como consecuencia”. También añadió que “normalmente la temperatura de perros y gatos es entre 38.5°C y 39°C; incluso pueden llegar a veces hasta 42°C, pero eso ya indica algo patológico”.

Ante la presencia de alguno de estos síntomas en nuestras mascotas, el funcionario afirmó que “debemos inmediatamente buscarle reparo en un lugar fresco, en lo posible con la ayuda de un ventilador y colocarle hielo en las axilas, en la ingle, es decir, en lugares cercanos a los vasos sanguíneos importantes, ya que de esta manera se refresca la sangre y baja la temperatura corporal; también es bueno colocarles gel refrigerante en la cabeza con tal propósito”.

“Es bueno sumergirlos en agua fría pero no congelada, porque el shock puede ser muy importante a punto tal de provocarles la muerte. El agua debe estar fresca como para que disipe el calor del animal”, resaltó.

Por otra parte, el médico veterinario hizo referencia a la práctica de llevar a las mascotas a que les corten el pelaje: “El perro ya viene con el pelo que le corresponde, por lo que el cortado puede aliviar en algún momento u ocasión en alguna raza específica, pero normalmente lo que hace es empeorar la situación porque esa capa de pelo que tienen los aísla de los rayos solares. Muchas veces he atendido en mi clínica particular a perros con quemaduras como consecuencia de esto, ya que no tienen la piel preparada como para recibir los rayos ultravioletas directamente”.

Finalmente, Ferrero aludió al caso de los gatos al señalar que “son un poco más sensibles todavía y se estresan mucho más fácilmente, pero las prevenciones son las mismas: no hay que dejarlos en lugares donde sufran de las altas temperaturas, ni guardarlos en pequeños lugares.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas