ACV El impacto de una realidad
Seguinos en
Radio Junin
Radio Junin

Soy

ACV El impacto de una realidad

El día 29 de octubre se conmemoró el día mundial del ACV, en forma simultánea en distintos lugares del país y del mundo se llevan a cabo actividades de concientización.

Publicado

el

El accidente cerebrovascular (ACV) tiene un gran impacto en el paciente, la familia y la sociedad, constituyéndose como un grave problema de salud pública.

Es la segunda o tercera causa de muerte en la población general y la primera causa de muerte en la mujer por enfermedades específicas.

Es la primera causa de discapacidad de origen neurológico y la segunda de demencia, generando un costo social y sanitario muy elevado.

Cerca de un 70% de los casos ocurren en pacientes mayores de 65 años.

Frente al aumento de la expectativa de vida se espera un marcado incremento, tanto en la incidencia como en la prevalencia de esta enfermedad en un futuro cercano.

El ACV se produce cuando se tapa un arteria cerebral (ACV isquémico) o cuando se rompe una arteria ( ACV hemorrágico).

Esto conlleva a la alteración funcional de un grupo de neuronas y posteriormente a la muerte de las mismas.

EL ACV tiene múltiples formas de manifestarse dependiendo el área que se afecte.

Las más frecuentes son: Dificultad para hablar, asimetría facial, dolor de cabeza, debilidad en alguna mitad del cuerpo, dificultad en la visión, inestabilidad en la marcha. Dichos síntomas se producen en forma súbita lo que lo diferencia de otras patologías.

Existen causas modificables y no modificables dentro de los factores de riesgo que producen un evento vascular.

Dentro de los primeros se encuentran: HTA hipertensión arterial, diabetes, el colesterol elevado tabaquismo, sedentarismo, la ingesta de alcohol, de drogas ilícitas, el sobrepeso.

Los no modificables son las edad y la genética.

Por eso es tan importante hacer hincapié en la modificación del estilo de vida y el control de los factores de riesgo vascular antes mencionados que claramente tienen un impacto en la reducción del riesgo de padecer un ACV.

Ocurre un ACV cada 4 minutos, y más de 20.000 muertes anuales.

El ACV es una urgencia tiempo dependiente. El período durante el cual los tratamientos son eficaces («ventana terapéutica») es muy corto. Las conductas que mayor impacto tienen en el pronóstico del paciente son las que se toman en las primeras horas. Frente a un evento isquémico, la recanalización precoz de la arteria ocluída mediante trombólisis endovenosa y/o terapia endovascular, así como los cuidados proporcionados en las unidades de ACV, son los tratamientos de mayor eficacia demostrada para el manejo agudo de la enfermedad.

Este tratamiento puede aplicarse dentro de las primeras 4,5 Hs de iniciado el cuadro que se llama Activador del Plasminógeno Tisular Recombinante (rtpa) .Dicha droga disminuye las secuelas a largo plazo.

En esta época de pandemia, los pacientes con factores de riesgo vascular en muchos casos, han relegado sus controles por miedo a la exposición a consultas medicas en instituciones de salud, lo que pudo haber generado un aumento en enfermedades cardio y cerebrovasculares , datos que probablemente serán confirmados en un futuro.

Entonces no dejar de controlar los factores de riesgo vascular aún en época de cuarentena ,dado que es la única forma de prevenir un ACV y otros eventos vasculares y màs aún teniendo en cuenta que estos pacientes son uno de los grupos vulnerables a padecer complicaciones graves por COVID.

Dra. Marisol Ferrùa
Especialista en Neurología
Subdirectora Médica INECO JUNIN.

Suplemento SOY

Más Leidas