Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

Accidentes de tránsito: el Hospital podría reclamar a los seguros los gastos realizados en pacientes

Daniel González, agente de seguros, y la directora asociada del HIGA, Patricia Barisich, se refirieron a esta nueva posibilidad que se abre a través de un proyecto presentado en la Legislatura bonaerense.

Publicado

el

El diputado provincial de la UCR en Cambiemos, Diego Rovella, propuso la inclusión de dos incisos y un nuevo artículo en la Ley 8081 de 1977, por la cual se creó el Sistema de Atención Médica Organizada (SAMO), mediante los cuales el Estado bonaerense podría recuperar una parte de su inversión en salud.
La iniciativa parlamentaria apunta a que los gastos en la atención médica de personas por accidentes viales y/o laborales, y que no cuenten con cobertura social, sean solventados por las compañías aseguradoras autorizadas por la Superintendencia de Seguros de la Nación, tanto en lo concerniente a las aseguradoras vehiculares como aquellas que tengan que ver con los riesgos de trabajo (ART).
¿Existe esta práctica hoy en Junín, desde los centros asistenciales privados y el Hospital Interzonal? El agente de seguros Daniel González y la directora asociada del HIGA, Patricia Barisich, ofrecieron sus opiniones y contaron cómo es la situación.
Para el Hospital, donde se derivan todos los accidentados de tránsito en forma obligatoria, se estima que se destina una suma superior a los 10 millones de pesos anuales para el tratamiento, rehabilitación y cuidado de los pacientes, en todo lo que sea insumos, aparatología, servicio y atención profesional.

Un solo reclamo
“Hoy el seguro es obligatorio, así que ante cualquier accidente que ocurra, si son dos automóviles, uno es culpable o culpables en forma concurrente, y deben tener cobertura, porque sino no podrían circular. Lo mismo ocurre con las motocicletas que tienen la obligatoriedad de contar con una pòliza”, recordó Daniel González, agente de seguros de la ciudad.
Además, explicó que “cuando ocurre un siniestro por razones laborales, la ley de riesgo de trabajo también es obligatoria, cubriendo a cualquier trabajador formal”.
“En mi caso, solamente me llegó una sola vez un reclamo desde el Hospital Interzonal por gastos de atención de un paciente que había sufrido un accidente de tránsito. Las compañías no pueden negarse a responder, hay una obligatoriedad de cumplir con todo lo que se desprende de un accidente: discapacidad, lesiones, daños materiales, daños en la vestimenta, o sea todo lo que cause el accidente”, señaló.
González remarcó que “no sé si los centros asistenciales le realizan los reclamos a las aseguradoras, en mi caso solamente recibí uno solo. En estos casos, se da respuesta como corresponde”.
“El Hospital debe tener algún departamento legal que se encargue de estas cuestiones, porque son muchos los fondos que se destinan para la atención de lesionados, sobre todo de motos. ¿Harán el reclamo los centros asistenciales? No sé si actualmente están posibilitados a hacerlo”, cuestionó.

Los gastos
Sobre este tema, una de las directoras asociadas del HIGA Junín, Patricia Barisich, explicó que “un accidente de tránsito puede ser una cosa muy banal como escoriaciones, y desde el punto de vista de costos, consumir la atención médica y de enfermería, gasas y desinfectantes. Y también pacientes que costaron más de un millón de pesos, con internaciones en terapias, en cuidados generales, rehabilitación y demás. Los costos de la accidentología son incalculables, no podemos hacerlo porque no contamos con toda la información y desde el Hospital sólo manejamos parte del dinero, mientras que otra parte como sueldos, lo maneja el Ministerio”.
“Para sacar el costo de un paciente, uno debería ir transfiriendo los pequeños fragmentos que insume como los gastos profesionales, insumos, aparología, equipamiento, luz, gas, cama, limpieza, etc: desde el momento que traspasa la puerta del Hospital empieza a consumir recursos”, agregó.
En este punto, subrayó que “el HIGA funciona 24 horas durante los 365 días del año, con 780 empleados, porque hay una estructura detrás de la guardia respondiendo”.
“No estaría mal que alguien, como las aseguradoras, se hiciera responsable aunque sea económicamente que es el único valor que hoy parece primar, y la gente empiece a afrontar las consecuencias de su responsabilidad”, agregó Barisich.
La directora asociada también explicó que “nosotros no lucramos con la salud, no ganamos plata, pero cuando facturamos a un seguro es tratar de recuperar los costos que tuvimos”.
Por otra parte, remarcó que “en general, la gente ahora declara su obra social. Sino, nosotros tenemos los padrones que provee el Ministerio y lo detectamos. Con cada paciente que circula por el Hospital, es pasado por el filtro del padrón y se reconoce si posee o no cobertura”.

Consecuencias
Además del gasto económico, Barisich subrayó que con los accidentes, se produce “un estrago familiar, personal y social: cuando un paciente tiene un accidente grave y queda con secuelas, no hay forma de poner un número en dinero las consecuencias que tiene para la familia”.
“Por ahí se trata de un jefe de familia que queda secuelado y deja de ingresar dinero al hogar, con la madre a cargo de los chicos y para una situación catastrófica, no alcanza con la red social y la ayuda que pueda darse desde el Hospital”, añadió.
Además, Barisich dijo que “la solución para todo esto es la educación en el acto ciudadano: cada uno es responsable por sí mismo y por todos los que lo rodean. Si no pongo el guiño para doblar, el que viene detrás no puede saberlo. Si el motociclista no se pone el casco, es responsable por su vida, pero si va sin luces y mata a un peatón, es porque no hay conciencia ciudadana. No reconoce que hay normas que nos protegen, que no pueden hacer lo que quieran, que son para prevenir estragos”.
“La parte económica es importante porque nos ayuda a mantenernos, pero además está la destrucción social y psicológica de toda una familia que no hay manera de cuantificar”, concluyó la directora asociada.

La propuesta
A través del proyecto presentado, se propone claramente que el Estado deberá tomar todos los recaudos necesarios, a través el mismo SAMO, para que las compañías aseguradoras vinculadas al accidente, vial o laboral, asuman el compromiso obligatorio de correr con los gastos de la atención médica en hospitales públicos y demás centros de asistencia -dependientes del Gobierno provincial- de los ciudadanos afectados.
Además, en los casos que corresponda, las actuaciones judiciales se tramiten a través de Fiscalía de Estado para que, por vía de apremio, proceda a la recuperación de esos dineros públicos, que podrán ser utilizados nuevamente para cubrir otras necesidades de índole social.

El año para las aseguradoras
“Para las aseguradoras no ha sido un malo. En el 2001 cuando vivimos una situación similar de recesión y mucha gente anulaba su cobertura, hoy es distinto. No se nota un crecimiento porque la cobertura del 0 km. se ha quedado quieta, pero no se notó reducción. Por eso, el año no fue malo”, evaluó Daniel González.
El agente de seguros destacó “la conciencia que ha tomado la gente”, y remarcó: “Vemos que hay aceptación cuando hubo una devaluación importante, y los vehículos aumentaron un 20%. Nosotros cuando hacemos la propuesta de actualizar la suma, se acepta perfectamente”.
“Lo que vemos es que hoy no hay operaciones nuevas, con ventas de automóviles. Por ejemplo, una concesionaria local estaría en una situación de cierre”, apuntó.
Con respecto a las ART, González confirmó que “bajó la judicialidad de los casos. Con la última actualización de la ley, los reclamos se redujeron en forma importante”.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas