Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

A rodar por la Ruta 66

Fabián Dulbecco fue uno de los que hizo este viaje y La Verdad se contactó con él, quien relató cómo fue la experiencia vivida en la costa oeste de los Estados Unidos.

Publicado

el

La Ruta 66, U.S. 66, formó parte de la Red de Carreteras Federales de Estados Unidos. Se estableció el 11 de noviembre de 1926, aunque no se señalizó hasta el año siguiente. Originalmente discurría desde Chicago (Illinois), atravesaba Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California, hasta finalizar en Los Ángeles, con un recorrido total 3939 km.

La Ruta 66 fue objeto de muchas mejoras y cambios de trazado, muchos de los cuales afectaron bastante a la longitud de la carretera. Uno de ellos fue el traslado del final de Los Ángeles a Santa Mónica. Contrariamente a la creencia generalizada, la Ruta 66 nunca llegó al océano; acababa en lo que era el inicio de la U.S. 101, lo que es hoy la intersección de Olympic Boulevard con Lincoln Boulevard. Nunca estuvo en la intersección de Ocean Boulevard con Santa Monica Boulevard, a pesar de que haya una placa dedicatoria.?

Fue oficialmente retirada de la Red de Carreteras el 27 de junio de 1985.

Partes de la carretera que discurren a través de Illinois, Nuevo México y Arizona han sido señalizadas con letreros de "Historic Route 66" y ha vuelto a aparecer en los mapas de carreteras de esta forma.

 

A rodar

Hoy, es toda una leyenda y muchos buscar recorrerla para volver a ese pasado donde comenzó a forjarse el gran sueño americano.

Fabián Dulbecco fue uno de los que hizo este viaje y La Verdad se contactó con él, quien relató cómo fue la experiencia vivida en la costa oeste de los Estados Unidos.

Comenzó diciendo que “en Junín hay más de 50 como yo que les gustan las motos y estos viajes, gente de muy buena madera con un respeto muy importante al valor de la amistad y la fraternidad arriba de una moto, solidarios en la ruta. El año pasado surgió esta invitación de parte de Luis Casartelli, que es quien organiza todo, y de Pachu Mastrángelo, de hacer parte del recorrido de la mítica Ruta 66. El circuito original de la Ruta va de Chicago a Los Ángeles, pero el circuito artístico y folklórico por el que te llevan hace un giro en redondo desde Los Ángeles hasta Las Vegas. La ruta original, quizá en 4×4 se pueda hacer, porque hay lugares muy rotos y abandonados. La ruta 66 no existe más porque despareció cuando construyeron la autopista.  Hay muchos lugares históricos demarcados por carteles y otros inventados”.

“Nosotros salimos desde San Francisco, allí alquilamos las motos y una noche me perdí, sin carga en el celular, estuve un buen rato hasta que pude volver al hotel. Conocimos San Francisco en un city tour, Lombard Street y Alcatraz, que fue lo que más me impresionó.  El viaje contaba con 55 personas en moto y tres camionetas de apoyo, viajaron también matrimonios con chicos. Salimos y cruzamos el Golden Gate, fuimos a Los Ángeles todo por el camino de la costa. Es una experiencia hermosa para hacerla en la moto”, contó.

Luego, haciendo memoria, relató que “de ahí seguimos viaje hacia el desierto, hacia el Cañón del Colorado, una belleza. Fuimos a la represa Hoover, que se hizo en 1930, y parábamos a almorzar en las típicas estaciones de servicio que vemos en las películas. El grupo fue hermoso, parecía que hacíamos el viaje de egresados. Ahora, estamos armando un viaje para recorrer Europa”.

 

Viaje por Argentina y Chile

Fabián también ha hecho viajes en la moto por el país y por Chile.

Dijo al respecto que “hemos hecho Salta, Tucumán, Humahuaca, Purmamarca, Salinas Grandes, Catamarca, Córdoba, Junín. Hicimos 5000 kilómetros en 14 días, haciendo altura en la Cuesta del Lipán, con lluvia y con calor. También fuimos a Chile: hicimos San Luis, Mendoza, Los Caracoles, Santiago, Valparaíso, Reñaca, Viña del Mar, seguimos al norte y volvimos a Argentina por el paso de Aguas Negras, que sale a San Juan, son 5000 metros de altura con nieves eternas, ripio y precipicio. Estos últimos años, con la gestión Macri, se complicó todo un poco más por el aumento de los precios, de los combustibles, porque no todos pueden viajar”.

 

La historia con las motos

La pasión por Fabián con las motos viene desde que era chico, pero su padre no le permitió tener una durante su época como estudiante secundario.

“Siempre fue una pasión aunque mi viejo no me dejara andar en moto. Él siempre me decía que cuando tuviera plata me la comprara con mi dinero, él no me la iba a comprar para que me matara. Cuando mi hermano Enrique, que tenía una, se fue a hacer la colimba, me quedó la moto a mí. Anduve en moto en La Plata cuando estudiaba, cuando me fui a vivir a Buenos Aires venía a Junín en moto a hacer las guardias al Sanatorio. A lo largo de mi vida tuve varias Honda Transalp, Suzuki V Strom y otras motos viajeras”, puntualizó.

Luego, para finalizar, dijo que “quizá si yo a los 30 hubiera tenido esta posibilidad, lo hubiera elegido como modo de vida, porque esto es el aventurero que siempre quise ser. Mi papá fue un tipo muy serio y rígido y la orientación universitaria no se discutía, era genético”.

 

 

 

MÁS NOTICIAS

Más Leidas