A los 50, no siempre tiene que ser el rubio
Seguinos en
Grupo LPF
Grupo LPF

Ocio

A los 50, no siempre tiene que ser el rubio

Los expertos en color apuestan a que a partir de esa edad se opte por tonos luminosos.

Publicado

el

No siempre hay que pasarse al rubio a partir de los 50 para lucir un color de pelo que favorezca y ponga buena cara. De hecho, los expertos en color apuestan a que a partir de esa edad se opte por tonos luminosos, incluso aunque se lleven las canas pero siempre con brillo y sin tener que teñirse más claro.

A partir de los 50, hay un antes y un después, a la hora de elegir un tono de pelo que armonice tus facciones y es que un buen color puede hacer el mismo efecto que una crema de calidad para disimular arrugas y ausencia de tono. Tienen ese no sé qué que pueden endurecer rasgos o al contrario, dulcificarlos de forma poderosa. Algunas mechas y tonos dan profundidad y efecto de más grosor en el pelo y hasta te podés dejar las canas para que te favorezcan

Qué colores de pelo a los 50
Siempre se está ante la dicotomía de pelo corto o largo a partir de los 50. Ahora, se bucea en qué colores de pelo sientan mejor a partir de esa edad porque tienen el efecto de la mejor crema sobre el rostro o el mejor tratamiento que hace buena cara, armoniza facciones más allá de restar años. Dar con un tono de pelo ideal es un poderoso truco de magia que sólo tienen los expertos que den con la fórmula alquímica para cada una. Y es que acertar con el tono de pelo a partir de los 50, no sólo cuentan tus gustos sino también tu tipo de pelo; si es más fino o más grueso, si querés llevarlo corto o largo, tu piel.

Se puede alternar distintos tipos de mechas en tonos cálidos, con variados peinados y cortes de pelo con capas que juegan a aumentar el grosor de la melena. María Roberts, directora de Studio25, comenta que «lo ideal es apostar por colores de pelo luminosos y que le otorguen brillo. Y también, habla de cuáles elegir incluso si tenés canas «en ese caso, se puede alternar varios tonos de mechas diferentes para no tener que dar un tinte. Y en el caso de que demos tinte, jugar con tonos rubios o caramelos en función del tono de base, para dar luminosidad». Otra opción es hacerse mechas balayage que se favorezcan con puntos de luz a ambos lados del rostro y de medios a puntas para potenciar rasgos y ponerle buena cara.

Canas incipientes
A los 50, las canas ya son más que incipientes (para muchas incluso antes). Cuando el porcentaje supera el 50 por ciento o es en zonas concentradas como mechones frontales, pueden parecer preciosas, siempre y cuando, se aporte un matiz que las mantenga con brillo y sin tonos amarillentos propios de ellas. Además, se puede jugar con champús azules o violetas que cuidan el color. Incluso, para darles un toque divertido a las canas y que ayuden, también se puede apostar por cortes pixie o más desigualados para acompañar esos tonos.

Porque como aseguran los que saben, el truco está en elegir siempre colores de pelo que le aporten densidad y luz extra; las tres características que se deben camuflar y se pueden hacer a través de tonos como el castaño avellana o almendra. Y otra buena alternativa, es añadir mechas en color miel que aportan luz a la cara.

Lee también: 10.000 pasos al día: cuánto hay de mito y de realidad

————————————-

También puede interesarte:

• Todo el Deporte en: La Deportiva

Escuchar las notas más importantes en: LT20 Radio Junin

• Escuchar LT20 Radio Junín en VIVO: Escuchar ahora

Suplemento OCIO

Más Leidas