Seguinos en
Binaria Seguros

Locales

A Felipe Higueras también “le ganó la negligencia” en el año 2004

Así lo afirmó su esposa, Rosa Acuña, quien se acuerda en detalles cada uno de los momentos vividos, seguramente los peores de su vida. 

Publicado

el

Felipe Oscar Higueras se descompone un 28 de enero de 2.004 poco después de la medianoche en la pista de karting del hoy Parque Natural "Laguna de Gómez", a la altura de la rotonda. Estaba junto a su hijo menor y a su cuñado. Son ayudados para llevarlo en un Renault 12 a la Sala Sanitaria del lugar, mientras se encargaban de avisarle a Rosa (que no estaba cuando ocurre la descompensación).  Al llegar, estaba cerrada la sala de atenciòn primaria. Comenzaron a aproximarse para reanimarlo personas desconocidas pero solidarias, entre ellos, el marido de una enfermera que sabía de primeros auxilios, hasta que llega su esposa. Durante tres cuarto de hora trataron de reanimarlo, mientras, aguardaban la llegada de la ambulancia a la laguna, que  nunca ocurrió.  Decidieron trasladarlo en una camioneta y, a mitad de camino, vieron que el servicio de emergencias los estaba esperando. "Quise ir en la ambulancia y no me dejaron. Me ordenaron que fuera en la parte delantera. El cardiólogo no le hizo nada, ninguna reanimación. Tomamos el camino normal. Le hicieron tres electroshock y salió; mientras miraba hacia atrás continuamente, observaba que el médico no le practicaba ninguna reanimación. Debo estar loca, pensé", relató Rosa. "Mi cuñado (iba junto a Higueras) le dijo que le pusiera oxígeno y le contestó que se había terminado. Le puso una máscara que lo ahogó aún más al no tener entrada y salida de aire", sigue recordando. Lo cierto es que, cuando Felipe Higueras de 54 años, llegó al Hospital Interzonal de Agudos "Félix A. Piñeyro" ya había fallecido. Cuatro médicos lo esperaban pero nunca nada pudieron hacer. En el largo trayecto recorrido por la ambulancia, el hombre, había muerto de un infarto de miocardio, dejando cuatro hijos; uno de los cuales, el que estaba con él en el Balneario, tenía sólo 16 años. "Cuando llegó al Hospital ya estaba sin vida. Le pedí de llevarlo al Sanatorio que estaba más cerca; me respondieron que no. En lugar de bajar por "La Carpa" que, aproximadamente son 12 ó 13 cuadras para llegar al nosocomio, hizo la vuelta de 62; fue por Ruta Nacional 188, la cárcel, calle Intendente de la Sota. Así fue como nos ganó la negligencia", narra, quien durante muchos años, fue enfermera del ex Hospital "San José".

Universidad Siglo 21

La muerte de Higueras sucede al poco tiempo de haber asumido como intendente Mario Andrés Meoni. En ese momento, se inaugura una subsecretaria cuyo titular era Roberto Bay, Director de Salud, Dr. Carlos Lombardi y Director de Turismo, Luis Bortolatto, actual Director de Turismo. Posteriormente a lo acontecido, el entonces funcionario municipal meonista, Roberto Bay, declaraba en el año 2.004: “se trata de un hecho desgraciado que le sucedió al señor Higueras y, según lo que estamos averiguando, sufrió un infarto. Luego de cenar, se pusieron a correr en Karting, tuvo una descompensación e hizo un infarto. De acuerdo a lo expresado por el kinesiólogo, el Municipio tenía contratada una cobertura con Intermed para el PNLG que se extendía los días sábados desde las 9 hs. hasta los domingos a las 21 hs. con un servicio de ambulancia, paramédico, médico y enfermera en forma permanente. La Unidad Sanitaria funcionaba de lunes a viernes de 7 a 19 hs. 

Búsqueda de justicia. Por aquel entonces, el caso fue llevado a juicio por parte de la familia de la víctima, patrocinado por el abogado Marcelo Velasco en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Nº 1 de nuestra ciudad. Con el correr de los años, la causa fue encomendada al Juzgado de San Nicolás, al área de su incumbencia. La justicia no hizo lugar al reclamo. "Los mismos médicos me hicieron ver otras cosas y me sugirieron que haga justicia, que no me quedara. Cuando me enteré lo de este pobre señor (Walter Mastrandrea) – agrega Rosa – no pude no recordar lo que nos pasó con Felipe; fue como volver a vivirlo. He trabajado casi más de veinte horas por día para criar a mis hijos sola luego de la partida de mi esposo; días sin dormir para poder hacerlos estudiar y progresar". Fue así que, la mujer de Higueras, se asesora con el letrado pero la causa luego de siete años la envían a San Nicolás. "Se apela, hay sentencia aunque en aquella ciudad también se lavaron las manos expresando que le pertenecía a la nuestra. La vida de mi marido no me la devuelven nunca más, así decidamos apelar nuevamente", finalizó la mujer. Felipe Oscar Higueras trabajaba como transportista de cereales. Era padre de cuatro hijos y casado, en segundas nupcias, con Rosa del Carmen Acuña. Fue una víctima de la negligencia y la irresponsabilidad ocurrida ya hace casi 14 años, aunque, con el paso de los años, continúa este correlato de desidia con el reciente fallecimiento del trabajador municipal, Walter Mastandrea. Rosa aùn espera justicia.

 

 

Gobierno Local Tango

Más Leidas