Seguinos en
Binaria Seguros

Regionales

90º aniversario de las religiosas siervas de San José en Los Toldos

El obispo de 9 de Julio aseguró que las hermanas son manifestación “del rostro materno de la Iglesia”.

Publicado

el

La comunidad de las religiosas Siervas de San José celebró hoy sábado 27 de octubre los 90 años de presencia ininterrumpida en la localidad de Los Toldos. Monseñor Ariel Torrado Mosconi, obispo de 9 de Julio, presidió la misa de acción de gracias en la parroquia Nuestra Señora del Pilar y el cura párroco, el presbítero Horacio Lento, lo acompañó concelebrando junto a otros sacerdotes .

El obispo diocesano destacó la historia y el carisma de la congregación durante la homilía que pronunció en la parroquia Nuestra Señora del Pilar. Allí aseguró que las religiosas “ hicieron presente el rostro maternal de Dios” y que con “el abrazo materno de la Iglesia se dedicaron al cuidado de las niñas y los pobres”.
Asimismo subrayó que “la dignidad de la mujer y la vida de las niñas no se defiende tanto por manifestaciones con pañuelos de colores, sino con el compromiso fiel y generoso a favor de los pobres y necesitados”.
En cuanto a la historia recordó que “nueve décadas no son poco tiempo y en la historia de este pueblo es una parte significativa. Los creyentes sabemos muy bien que Dios se va haciendo presente, se manifiesta y actúa en la vida de los pueblos y en nuestra propia existencia”.
Aseguró que “la presencia ininterrumpida de las Hermanas está arraigada y ha dado frutos en este pueblo de Los Toldos” y por eso remarcó que esa celebración “a contemplar cómo la providencia divina no abandona a su pueblo”.
Por otra parte resaltó también el carisma de las hermanas. “El carisma es siempre un don de amor, un regalo de la gracia con que Dios bendice a su pueblo en un determinado momento y lugar, para una misión concreta, ante unas necesidades o unos desafíos que se van presentando. Por medio de los carismas y dones Dios sigue “cuidando y atendiendo” a su pueblo, especialmente a los más pobres y necesitados.

Luego se dirigió a las hermanas a quienes convocó a “ seguir contemplando al glorioso patriarca José: ¡En él tienen el modelo de servidor humilde y fiel! Todo un pedagogo desde el “estar” antes que desde el decir o hacer.
Posteriormente Monseñor Ariel agradeció en público el testimonio y las obras incuantificables de las religiosas que, en total anonimato, realizan desde hace casi un siglo en forma ininterrumpida en el territorio de General Viamonte. “Son frutos, que sólo son conocidos por Dios”.
“Sumándome a la comunidad toldense, a la de la feligresía local, en nombre de nues-tra Iglesia particular nuevejuliense, les doy las gracias de todo corazón”, finalizó.

MÁS NOTICIAS

Más Leidas