Domingo 12 de febrero de 2017, 23:58

Se habilita hoy el tránsito por la Ruta Nacional 7 a la altura de la laguna La Picasa

 La ruta nacional 7, que está cortada entre las ciudades santafesinas de Rufino y Diego de Alvear, debido a las intensas lluvias que afectaron gran parte del centro del país en las últimas horas, y al desmesurado crecimiento de la laguna La Picasa que socavó el terraplén de la vía, será habilitada mañana, informaron autoridades locales.

El corte de la ruta 7, entre los kilómetros 369 y 423, que atraviesa la laguna La Picasa en Santa Fe, fue establecido por la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) y la concesionaria vial Autovía Buenos Aires-Los Andes.

Ayer fuentes de la policía santafesina y bomberos de Rufino confirmaron que "mañana (por este lunes) será habilitada nuevamente".
En cuanto al tránsito, aquellos que viajaban desde Buenos Aires eran desviados en el kilómetro 360, en Diego de Alvear, para luego tomar por la ruta provincial 14 hasta la nacional 8 y de ahí continuar por ruta nacional 33 hasta retomar la 7 en cercanías de la ciudad de Rufino.

En sentido contrario, para quienes circulaban hacia Buenos Aires, el desvío era en el kilómetro 423, en la rotonda de Rufino, para luego tomar la ruta 33, de ahí la ruta nacional 8 hasta la provincial 14 y retomar la ruta nacional 7.

Si bien el agua no traspasó la cinta asfáltica, la medida preventiva se tomó para evitar posibles siniestros viales y evaluar las condiciones de los terraplenes, que podrían correr riego de socavarse y generar roturas en el camino, señalaron desde la DNV.

La laguna La Picasa, cuyo extremo medio inferior occidental está en Santa Fe y el noroccidental en Buenos Aires (Partido de General Pinto), tiene una superficie de unos 300 kilómetros cuadrados y una cuenca conformada por infinidad de lagunas y bañados de 5.500 kilómetros cuadrados, que abarca también el extremo sudoriental de la provincia de Córdoba.