Martes 10 de enero de 2017, 05:50

Investigadores probaron una planta para purificar agua con alto arsénico

Consignó la agencia InfoGEI que investigadores de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata desarrollaron una planta piloto para el tratamiento de agua con arsénico. El dispositivo, de bajo costo, permite obtener hasta 1000 litros de agua purificada por día.

El prototipo fue probado con éxito en la ciudad bonaerense de Castelli y ahora se busca replicar la experiencia en otras localidades. El desafío es aumentar el caudal a 4000 mil litros diarios. Los científicos fueron distinguidos recientemente con el “Premio a la Innovación de la UNLP”, indica el site El Nuevo Rojense.

La iniciativa surgió hace diez años en el Laboratorio de Ingeniería Sanitaria por cuenta de Fernando García Einschlag, docente en Ingeniería e investigador de la Facultad de Ciencias Exactas y del CONICET.

El experto que además dirige los estudios, trabaja en la implementación de la técnica del Hierro Cero-Valente (ZVI) para la eliminación del arsénico (As) en agua. El sistema fue puesto a prueba por primera vez, en colaboración con el IPAF región Pampeana perteneciente al INTA, en una vivienda familiar en la localidad de General Rodríguez. En el último tiempo se realizaron nuevos ensayos en la ciudad de Castelli, enmarcados en un proyecto de extensión en colaboración con la Cooperativa de servicios de dicha localidad.

“En el Departamento de Hidráulica ya había antecedentes de estudios realizados sobre agua con arsénico. A partir de ahí empezamos con una investigación básica para entender en profundidad la química de los fenómenos involucrados. Con los conocimientos adquiridos, en 2012 encaramos un desarrollo más aplicado y, al año siguiente, se incorporó al equipo la ingeniera química Eliana Berardozzi, quien obtuvo luego una beca del CONICET para la realización de las tareas experimentales que terminaron con el desarrollo del prototipo”, detalló García Einschlag.

El proyecto es llevado adelante en el Departamento de Hidráulica con el apoyo de la Unidad de Investigación, Desarrollo, Extensión y Transferencia (UIDET) Hidromecánica de Ingeniería. Del mismo, participan docentes, técnicos y becarios de dicha unidad académica y docentes de Ciencias Exactas.

El funcionamiento de la planta. El prototipo denominado ALIAR (Agua Libre de Arsénico) consiste en una planta de tratamiento de tres etapas. La misma opera de manera continua para obtener hasta 1000 litros de agua libre de arsénico por día.

La ingeniera Cecilia Lucino, directora del proyecto de extensión, destacó que la técnica del Hierro Cero-Valente tiene como ventajas “su bajo costo, su mínimo impacto en el medio ambiente y su facilidad de implementación. Demanda una mínima cantidad de energía eléctrica para funcionar y el costo de los insumos requeridos rondan los dos centavos por litro de agua tratada”.

El dispositivo, basado en esta técnica, está construido con piezas de pvc estándares. Es sencillo y puede ser fácilmente instalado ocupando muy poco volumen. Cuenta con aproximadamente un mes de autonomía, requiriendo durante este período una mínima supervisión por parte del usuario que no necesita ser personal calificado.

Las pruebas del prototipo se realizaron en el Departamento de Hidráulica (con agua contaminada artificialmente con arsénico) y en la localidad de Castelli (con agua natural de un pozo administrado por la cooperativa CUECCA).

De los análisis realizados se pudo determinar que 500 gramos de lana de acero (virulana) fueron suficientes para reducir el contenido de arsénico desde 130 ppb a un nivel por debajo de 10 ppb (actual límite de la Organización Mundial de la Salud y del Código Alimentario Argentino para el agua de bebida), operando con un caudal de 30 litros por hora durante 25 días en forma ininterrumpida.

“Queremos llegar a una escala mayor para que la solución alcance a más personas. Nuestro objetivo es poder tratar en un solo proceso un caudal de 4 mil litros diarios en una sola planta”, afirmó García Einschlag. Por su parte, Lucino añadió que “ello no implica que no se pueda poner en paralelo 4 módulos de 1000 litros cada uno y obtener hoy la misma cantidad”.

El proyecto recibió el “Premio a la Innovación de la UNLP” y, además, fue seleccionado para ser publicado en el catálogo del concurso INNOVAR 2016 del Ministerio de Ciencia, tecnología e Innovación Productiva, donde se presentaron más de 1500 trabajos.

 

¿Solución para Los Indios?. Como se sabe, si bien en la localidad de Los Indios existe una planta de agua construída por el SPAR (Servicio Provincial de Agua Potable y Saneamiento Rural), la misma no puede abastecer la red domiciliaria en virtud de haberse detectado la presencia de arsénico.
No progresaron distintos intentos de solución, por lo cual podría ser que este trabajo de la UNLP y el Conicet fuese una buena posibilidad.