Sábado 11 de febrero de 2017, 07:08

Chivilcoy: Temor por el futuro de SanCor

Como ocurriera a mediados del año pasado, los rumores sobre el futuro de SanCor comenzaron a circular con mayor fuerza en nuestra ciudad. Los empleados cobran su sueldo en cuotas y no se estaría abonando lo prometido. Se van cayendo puestos de trabajo en firmas que realizan tareas tercerizadas para la empresa y achicándose la planta de personal por retiros voluntarios que ya no son luego cubiertos y para colmo, las declaraciones de un miembro del concejo directivo, que expresó: "o logra una refinanciación de la deuda o se vende”, que luego fue desmentido por un comunicado de la cooperativa láctea, generó más pesimismo.

Muchos trabajadores de SanCor creen que la situación es irreversible para la empresa y temen que la planta de Chivilcoy cierre, aunque tienen la esperanza, es caso de que sea vendida, el nuevo dueño sostenga la producción. Asimismo saben que será difícil que se mantengan todos los puestos de trabajo.

La situación de los trabajadores es compleja. Son empleados que estaban acostumbrados a cobrar el cuarto día hábil de cada mes y desde hace casi un año, con suerte lo cobran en dos veces. Según pudo averiguar este medio, hubo meses en que se les fue abonando hasta en cuatro cuotas. También trascendió que en el último mes se prometió un pago de $12.000 para el primer tramo (cabe señalar que los sueldos son superiores a los $20.000) y sólo se abonó la mitad.

 

Declaraciones y desmentidas. Por otra parte, la empresa láctea Sancor salió a desmentir, a través de un comunicado, declaraciones de un miembro del consejo directivo quien había señalado que la compañía "o logra una refinanciación de la deuda o se vende". El diario La Capital de Rosario, publicó el pasado martes que, "aunque desde la cooperativa desacreditaron los dichos, que dan cuenta de un escenario apocalíptico en el corto plazo, sí ratificaron ‘los avances de un proceso de reestructuración’, lo que expresa la crítica situación que viene atravesando desde hace varios años y que en 2016 la llevaron a deshacerse de su línea de producción de yogures y postres para sanear sus cuentas y salir de una larga crisis estructural”.

"Ante declaraciones de un miembro de la cooperativa, no autorizado a emitirlas, Sancor aclaró que las mismas no reflejan la línea de acción que se lleva adelante ni el pensamiento predominante sobre los temas abordados", expresó el escueto comunicado de la empresa e indicó que "sólo los voceros habituales son los únicos autorizados a expresarse en nombre de Sancor".

Por otra parte, "se ratifican los avances de un proceso de reestructuración, y también que cuando existan hechos relevantes sobre la actualidad empresaria, serán dados a conocer por los canales frecuentes", finalizó el texto que emitió Sancor y sobre el cual los voceros de la firma no realizaron ninguna aclaración ni tampoco contestaron consultas de la prensa.