Viernes 19 de mayo de 2017, 07:58

Vidal y los peronistas

La gobernadora María Eugenia Vidal descartó que el peronismo pueda producir una renovación en la política y afirmó que los bonaerenses "no quieren más" la forma de gobernar que "vivieron durante décadas".

"La gente en 2015 le dijo que No a una forma de gobernar. Estoy convencida de que los vecinos de la provincia de Buenos Aires hay cosas que no quieren más y que vivieron durante muchas décadas", dijo Vidal.

Y, al ser consultada sobre su preferencia por una candidatura opositora del exministro Florencio Randazzo o de la expresidenta Cristina Kirchner, respondió: "No hay personas dentro del peronismo que representen algo distinto a lo que vivieron".

La gobernadora evitó referirse al debate partidario del peronismo, al indicar que "el Frente para la Victoria tiene que definir su candidato" y que no era su intención hablar "ni de kirchnerismo ni de sciolismo", pero asimiló a los candidatos justicialistas con "un sistema que convalidó y protegió mafias, y empobreció a la gente" en la provincia.

"Todos los argentinos vimos que las cosas no eran como decían", sostuvo Vidal y agregó: "El voto del 2015 fue un voto profundo, de hartazgo y de limites. No hablo de kirchnerismo ni sciolismo. El problema en la provincia fue un sistema que empobreció a la gente".

"En la provincia de Buenos Aires, el problema fue un sistema del que muchos fueron parte. Incluso, no necesariamente políticos, el sistema judicial. Hay un sistema que convalidó y protegió mafias, y empobreció a la gente. Esto no es una opinión, es un hecho de la realidad, y nosotros queremos enfrentar ese sistema y lo hacemos con mayor o menor éxito pero con total convicción desde el primer día", sostuvo en declaraciones a radio Con Vos.

Al respecto, la gobernadora dijo que esa complicidad "incluso supera los ocho años" de gestión de Daniel Scioli en la provincia, ya que "hubo un sistema en los últimos más de 25 años que no quiso enfrentar determinadas cuestiones, y que se tienen que hacer cargo".

"Yo asiento que a partir del 15 de diciembre del 2015 las reglas de juego empezaron a cambiar, pero va a llevar tiempo cambiar esa impunidad porque es un profundo cambio en las fuerzas de seguridad, en la Justicia", insistió.