Miércoles 13 de septiembre de 2017, 15:38

Vidal: "Vamos a saber qué pasa en tiempo real con las detenciones domiciliarias"

 La gobernadora María Eugenia Vidal puso hoy en marcha el nuevo Centro Integral de Monitoreo en La Plata destinado a controlar en tiempo real los 1.500 arrestos domiciliarios que hay en la provincia, los traslados de presos, las restricciones de acercamiento en casos de violencia de género y la instalación de nuevas cámaras en las unidades penitenciarias.

En la presentación que se llevó adelante hoy en La Plata, la gobernadora dijo que el Centro de Monitoreo “va permitir llevarle más tranquilidad a los vecinos de la provincia porque no se puede pensar en seguridad sin pensar en cárceles”. Y agregó: “No podemos pensar en serio sobre seguridad pensando que es solo una tarea policial o de la justicia o solo de prevención social. Cuando detenemos a una persona el trabajo sigue. Este centro es una muestra de eso. Vamos a poder saber qué pasa en tiempo real con todas las personas que tienen arresto domiciliario”.

En ese sentido, sostuvo que mediante este nuevo sistema que funcionará las 24 horas todos los días del año, “se puede ver el traslado de los detenidos en tiempo real” y si bien el sistema de cámaras hasta ahora se puso en marcha en cuatro unidades penitenciarias “para mediados del año que viene vamos a tener en todas”, aseguró la mandataria.

“Eso es lo que hace la diferencia por ejemplo con respecto a la triple fuga”, señaló Vidal respecto la escandalosa huida del penal de General Alvear a comienzos de su gestión. Y recordó que en ese momento “no había ningún tipo de medidas de seguridad” en las cárceles. “Cuando llegamos lo primero que hicimos fue comprar 2 mil candados. Bueno, de comprar 2 mil candados a este centro”, indicó.

Además, pidió al Poder Judicial que “en delitos con penas bajas se pueda ampliar el sistema de pulseras y arrestos domiciliarios, porque hay delitos leves que podrían ser incorporados”.

Asimismo, dijo que “también es un sistema que nos permite darle opciones a los jueces para los casos de violencia de género”, y agregó que “no podemos poner una consigna policial en la puerta de cada una de las mujeres con órdenes de exclusión concedida. La pulsera es una buena herramienta y es mucho mejor que el botón antipánico, para que las mujeres se sientas protegidas porque desde este centro podremos ver en tiempo real cuando esa orden es violada”.

Como publicó diario Extra en su edición de hoy, el dispositivo consiste en un juego de pulseras electrónicas, una de las cuáles la tendrá colocada el agresor y la otra, su víctima, de modo que cuando se quiebre o se esté por quebrar la distancia mínima a la que pueden estar uno del otro, se activará una alarma en el centro de monitoreo.

De esa manera, los operadores, que verán las ubicaciones en tiempo real en una pantalla, podrán hacer dos cosas: primero, llamar a la víctima para informarle de la violación de perímetro de seguridad y guiarla en una ruta de escape segura. Al mismo tiempo, llamarán al agresor para advertirle que no debe avanzar.

Mientas tanto, darán aviso al 911 para que envíen un auxilio policial. El sistema también genera una aleta para el caso de que el agresor se quite la pulsera y el protocolo también contempla en ese caso una custodia especial para la víctima, hasta tanto es sistema pueda ser restablecido.

“permitirá efectuar el seguimiento en tiempo real de los 1.560 internos con prisión domiciliaria, con un preciso control del rango y zona de inclusión prefijados, además de las salidas autorizadas por la Justicia a través de un GPS y un chip SIM”.

A su turno, el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari aseguró que el anuncio se enmarca en la reforma penitenciaria y señaló que “además del control institucional que estamos haciendo, estamos desarrollando un control dentro de las unidades para mantener la tranquilidad dentro del SPB”.

“El nuevo sistema de requisas ha logrado secuestrar 14 mil celulares, 11 mil facas, lo cual mejora la situación de convivencia dentro de las cárceles. También fortaleciendo el deporte, el trabajo y la educación, estamos orientando a las personas”, detalló y adelantó que “el año que viene vamos a tener un sistema educativo dentro de las cárceles que va a impactar en aquellas personas que no han terminado la primaria y la secundaria”.

 

Por su parte, la mandataria provincial remarcó que “queremos que al final de nuestro mandato siete de cada diez presos hayan estudiado o estén trabajando dentro de las unidades carcelarias” para poder lograr la reinserción.