Miércoles 15 de febrero de 2017, 05:55

Vidal dio datos del “fracaso del sistema educativo”

Mientras que los gremios docentes iniciaron ayer una ronda de consultas en las escuelas de la provincia para definir posibles medidas de acción, el Gobierno bonaerense echó a andar una estrategia para mostrar lo que considera “el fracaso del sistema educativo”, que consiste en la difusión de estadísticas sobre la deserción escolar y la pérdida de alumnos en el sistema público.

Fuentes del Ejecutivo indicaron a DIB que el material, preparado por la Dirección General de Cultura y Educación, será repartido entre funcionarios de diferentes niveles del Estado para “llevar la discusión paritaria en otro plano, el de la devaluación de la calidad en la educación”.

Por caso, ayer la gobernadora María Eugenia Vidal adelantó una parte del informe a los jefes comunales reunidos en torno al Foro de Intendentes de Cambiemos: según los datos que exhibió, en los últimos 10 años la escuela pública perdió 50 mil alumnos, mientras que la privada sumó 100 mil nuevos inscriptos.

El informe final, se adelantó, será presentado en los próximos días, y forma parte de la estrategia del Gobierno para esmerilar la imagen de los gremios docentes en el marco de una muy tensionada discusión paritaria.

Hasta el momento, las diferencias entre las partes son insalvables: en la primera reunión del año realizada la semana pasada el Gobierno ofertó un 18% en cuatro tramos, con una cláusula de actualización si la inflación supera ese número. En cambio, los gremios reclaman alrededor del 35%, en base a una previsión de inflación en torno al 25% y una pérdida de poder adquisitivo en 2016 que ubican en el 10%. Por el momento, el Ejecutivo no volvió a convocar a los maestros a una nueva paritaria para acercar posiciones.

En ese marco, los principales referentes gremiales participaron hoy de la primera de las dos jornadas de debate y consulta en todas las escuelas bonaerenses, con el objetivo de interiorizar a los docentes sobre la actual situación de la negociación paritaria y comenzar a definir las posibles medidas de acción, que podrían derivar en un paro de 48 horas desde el lunes 6 de marzo, la fecha prevista para el inicio de clases.

En tanto, el próximo viernes se realizará una reunión de delegados para analizar los resultados de las consultas, mientras que a mediados de la próxima semana volverán a reunirse los principales referentes gremiales para evaluar los pasos a seguir. En ese marco, y dependiendo del estado de las conversaciones con el Gobierno, podría surgir un primer anuncio de medidas de fuerza.

Ayer, los seis principales gremios del sector (Suteba, FEB, UDA, Amet, Sadop y la cegetista Udocba) realizaron una muestra de unidad y reclamaron al Gobierno que retome las conversaciones, al tiempo que le pidieron a Vidal bajar la conflictividad de las negociaciones, al advertir que “esto no es una guerra”.