Lunes 4 de diciembre de 2017, 14:25

Vecinos se organizan contra el avance de termoeléctricas

 El avance de centrales termoeléctricas alarma a vecinos de distintos distritos bonaerenses, que en los últimos meses se organizaron para ponerles un freno, preocupados por el impacto ambiental y sanitario. Mientras en Luján se derogó una ordenanza de zonificación que permitía el emplazamiento de una energética, la justicia ordenó paralizar las obras de otra central en el límite entre Escobar y Pilar, más precisamente en el límite de las localidades de Matheu y Villa Rosa.

El juez federal Adrián González Charvay dio lugar al recurso de amparo presentado por los vecinos de los distritos de Escobar y Pilar, y ordenó la detención de todas las obras de una de las termoeléctricas instaladas en cercanías de Matheu.

El magistrado decidió “hacer lugar a la medida cautelar, ordenándose a la empresa APR Energy SRL la suspensión de la construcción de la central termoeléctrica, de su operación y/o ensayos de prueba, y/ acopio de combustible, y/o indebido uso de las aguas subterráneas y/o aguas de red, desvío de desagües naturales, emisiones sonoras, efluentes gaseosos, vertidos de efluentes líquidos, movimientos y compactación de tierra, construcción de calle consolidadas, manejo y/o acopio de combustible”. Esta medida se mantendrá “hasta tanto se dicte sentencia definitiva en las presentes actuaciones”.

En Luján, concejales y vecinos habían presentado un escrito similar en los Tribunales de Mercedes contra la empresa Araucaria Energy. Sin embargo, la jueza Bárbara Fernández del Tejo se declaró incompetente por “cuestiones de forma” y sostuvo que la presentación debía hacerse en un Juzgado Federal.

Respecto a la decisión de la Justicia, el intendente de Pilar Nicolás Ducoté aseguró que seguirán las charlas para lograr la conformidad de todas las partes. “Sería necio decir que las centrales no tendrán impacto, pero también habrá beneficios”, consideró.

“Seguiremos informando sobre las acciones que concretamos desde el Municipio para resguardar cada una de las preocupaciones sobre uso de agua, vuelcos, generación de gases y todo la información que debemos exigirles a las empresas involucradas en las obras”, expresó el jefe comunal.

Cabe señalar que en medio de la fuerte controversia, la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) fijó postura días atrás, y su interventor en Pilar, Sebastián di Fiore, aseguró que la paralización de las obras en las centrales generará la pérdida de “500 puestos de trabajo”.