Martes 14 de febrero de 2017, 06:11

Atacaron a tiros la sede de un club y balearon a la madre de un hincha

En medio de un aparente enfrentamiento entre hinchadas de clubes marplatenses de básquet, atacaron a tiros esta mañana la sede del club Quilmes y balearon a la madre de un hombre sindicado como “barrabrava” de Peñarol.

La sospechas apuntan a la rivalidad entre las barras de ambos importantes clubes que militan en la Liga Nacional de Básquet.

El ataque contra la sede de Quilmes de Mar del Plata se produjo alrededor de las 6:30 cuando desconocidos realizaron al menos siete disparos contra la fachada del edificio situado en Luro y Guido, que impactaron contra los cristales y la fachada, informó el sitio 0223.

Horas después, una mujer de 72 años, madre de un conocido hincha de Peñarol, se dirigió por su propios medios al Hospital Interzonal de Agudos con una herida de bala en una axila.

En el hospital denunció haber sido atacada por dos desconocidos con buzos de Peñarol que se presentaron en su casa de 9 de Julio al 100 preguntando por su hijo.

La sede del club Quilmes fue atacada por al menos tres desconocidos que pasaron por el lugar en moto y realizaron siete disparos con una pistola calibre 9 milímetros.

“No sabemos los motivos ni el móvil. Pasaron unos locos en moto y dispararon”, contó el presidente del club, Pablo Zavala.

El dirigente señaló en el momento del ataque ya había abierto un café cercano y suele haber personas que forman cola para una sucursal bancaria, por lo que consideró como un milagro que no terminara nadie lastimado.

“Tenemos una amargura e indignación que no se puede creer.  Hoy fue el club Quilmes, mañana puede ser el banco de enfrente”, expresó en declaraciones a Radio Brisas.

El ataque que se produjo casi en forma inmediata tuvo como víctima a Margarita Lazarte, de 72 años, y se produjo en su casa del barrio Libertad.

La mujer, que es madre de Gabriel Giménez, conocido integrante de la barra de Peñarol apodado “Keko”, recibió la visita de dos hombres que vestían buzos de ese equipo que se movilizaban en un Peugeot 207.

Le preguntaron a Lazarte por su hijo y cuando ésta respondió que no estaba, abrieron fuego contra ella.

Los desconocidos realizaron al menos 15 disparos, hirieron con un de ellos en una axila a la mujer.

Una vez que los asaltantes se fueron, Lazarte se movilizó por sus propios medios al Hospital Interzonal General de Agudos, donde quedó internada, en estado “estable”.