Domingo 13 de agosto de 2017, 00:45

Se votará como siempre, tras el fracaso del proyecto de boleta electrónica

El ya conocido sistema de boletas de papel y urnas de cartón volverá a usarse en estas elecciones legislativas a pesar de que el Gobierno esperaba contar con la boleta electrónica para votar este año, una iniciativa que tratará de reflotar para las presidenciales de 2019.

El proyecto que establecía el uso de la boleta única electrónica (BUE) en todo el país quedó trabado en 2016 en el Senado, donde los gobernadores del PJ plantaron bandera en contra de la reforma del sistema y lograron clausurar el debate.

La propuesta del Gobierno, cuyo diseño estuvo a cargo del secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, fue centralmente el uso en el cuarto oscuro de una máquina que imprime una boleta con los nombres de los candidatos que el votante elige previamente de una pantalla táctil.

Lo que la oposición criticó con mayor énfasis fue la instalación de un chip o código QR en la boleta para un escrutinio digital, es decir, un conteo a través de un sistema similar al de la lectura de un código de barras.

Por su parte, la Casa Rosada sostuvo todo el tiempo el argumento de que el sistema actual es obsoleto y vulnerable a distintos tipos de trampas como la adulteración de las actas o el robo de boletas.

   A disgusto y forzado por su condición minoritaria en el Senado, el oficialismo aceptó mantener el conteo manual pero eso no alcanzó para que la ley se aprobara, por lo que podría volver a intentarlo nuevamente una vez pasadas las elecciones de octubre.