Viernes 12 de enero de 2018, 07:48

La inflación de diciembre fue del 3,1% y acumuló una suba anual del 24,8%

La inflación de 2017 alcanzó el 24,8%, muy por encima de las previsiones iniciales del Gobierno, y cerró el año con un incremento del 3,1% en el mes de diciembre.

Los datos pertenecen al índice de Precios al Consumidor Nacional que difundió ayer el INDEC. De acuerdo a los números oficiales, el incremento anual del 24,8% representa una suba de casi 8 puntos por encima de las previsiones del Banco Central para el año pasado.

En tanto, la suba de 3,1% registrada en diciembre fue la más alta de 2017 e igualó a junio de 2016 como el segundo registro más importante desde que se retomó la publicación del IPC, solo superado por el incremento de 4,2% marcado en mayo del 2016.

Según el informe, uno de los principales rubros que impulsó la suba fue la de servicios públicos, que durante todo el año mostró un incremento del 55,6% en todo el 2017. También se incrementaron sobremanera los ítems Comunicación (34,1%), Educación (31,5%) y Salud (27,8%).

Por otro lado, el rubro "Alimentos y Bebidas no alcohólicas" creció un 20,4% anual, por debajo del nivel general informado por el INDEC. Lo mismo ocurrió con las prendas de vestir y calzado (16,6%), equipamiento del hogar (17,4%) y Recreación y Cultura (22,8%).

En tanto, la inflación núcleo, que excluye en la estimación a los precios regulados y los estacionales, fue del 1,7% a nivel nacional, con un acumulado del 21,3% en 2017.

En diciembre, en tanto, los rubros con mayores alzas fueron Servicios Públicos (17,8%); Trasporte (3,2%); Equipamiento y mantenimiento del hogar (2,9%); y Salud (2,4%).

 

En Buenos Aires. En tanto, para el Gran Buenos Aires, el INDEC publicó una inflación anual del 25%, con subas segmentadas de alimentos (21,6%), bebidas alcohólicas (24,1%), prendas de vestir (15,7%), servicios públicos (54,7%), transporte (17,5%) y comunicaciones (34,2%).

A comienzos de 2017, el Gobierno aspiraba a alcanzar una meta de inflación no mayor al 17% anual, la que ya se vio superada en octubre pasado.

La persistencia del fenómeno inflacionario llevó al Gobierno a recalibrar sus metas y -en ese marco- decidió elevar a 15% la meta prevista para 2018, desde un objetivo anterior de máxima de 12%.