Martes 5 de diciembre de 2017, 14:53

Giselle Rímolo vuelve a la carcel de Ezeiza

   La jueza de ejecución María Jimena Monsalve rechazó el pedido de domiciliario hecho por la falsa médica Giselle Rímolo y en cambio ordenó su inmediato traslado al penal de Ezeiza, en donde recibirá tratamiento psiquiátrico.
   La jueza recibió informes del Cuerpo Médico Forense: "ningún profesional de la salud recomendó la detención –e internación- de carácter domiciliario, con excepción de los peritos –y tratantes-, propuestos por la defensa", fundó en su decisión.
   De esta forma, rechazó el pedido de prisión domiciliaria y en cambio dispuso su ingreso al programa de tratamiento PRISMA, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, el cual se ejecuta en el Complejo Federal Penitenciario N°I de Ezeiza.
   Bajo ese programa y atento a su estado de salud, está previsto se le de tratamiento psiquiátrico y también se le dará asistencia en el Hospital Penitenciario Central del penal.
   "El caso objetivamente no encuadra en las pautas del artículo 32 le la Ley N° 24.660, pues la patología que ha justificado su certificación de discapacidad, por vía de principio, podrá ser atendida en el ámbito del programa específicamente diseñado para personas privadas de libertad con patologías psiquiátricas, por personal que no forma parte del Servicio Penitenciario Federal", citó la jueza en su fallo.
   También tuvo en cuenta "la conclusión de los profesionales de la salud, en cuanto a que las complicaciones clínicas que sufrió la paciente, tuvieron íntima vinculación con el tratamiento al que fue sometida con múltiples psicofármacos" y "las patologías clínicas de base que padece, aunque no serían impedientes para soportar la detención bajo control médico, en la medida que son crónicas".
   A principios de noviembre, la Corte Suprema de Justicia dejó firme la condena a nueve años de cárcel para la falsa médica, acusada por los delitos de estafa y ejercicio ilegal de la medicina, tras lo cual el tribunal que la enjuició dispuso su detención.
   El Tribunal Oral Criminal 7 en agosto de 2012 condenó a Rímolo y absolvió al farmacéutico Ricardo Delgado y las médicas Magdalena Martínez y Susana Seccardini.
   En tanto, la expareja de Rímolo, el conductor televisivo Silvio Soldán, fue sobreseído antes de llegar a juicio y está desvinculado de la investigación de manera definitiva.
  Rímolo dirigía una clínica llamada "Cidene" dedicada a tratamientos nutricionales para el descenso de peso.
   La falsa médica aparecía en programas radiales y televisivos como "doctora Rímolo", por eso los pacientes creían que era una profesional.