Jueves 18 de mayo de 2017, 06:50

Cruces y más tensiones en el peronismo

El faltazo de un grupo de intendentes a un acto del PJ en rechazo a las presencias de Amado Boudou y Luis D’Elía, entre otros dirigentes, provocó ayer nuevos cruces y tensiones al interior del peronismo, que por ahora se muestra lejos de la unidad.

Mientras que los jefes comunales justificaron su ausencia al señalar que tanto el exvicepresidente, como el dirigente piquetero son “un límite” para “la renovación el peronismo”, D’Elía se mostró furioso por el desplante y los acusó de “odiar a Cristina”. "Váyanse con (Florencio) Randazzo. Vamos a la cancha a combatir y vamos a ver cuáles son los resultados", desafió.

Asimismo, el exvicegobernador Gabriel Mariotto, también cuestionado por los intendentes, los criticó por tener “posiciones ambiguas” en sus distritos. “Hay algunos intendentes que se miden con (Sergio) Massa, (Mauricio) Macri y Cristina”, sostuvo. Y agregó: "Venimos diciendo que no confiamos en ellos porque coquetearon con el Gobierno. No nos representan. En esos distritos vamos a armar listas K”.

Asimismo, D’Elía apuntó directamente contra el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, una de las ausencias más resonantes. "Yo no voy a ir en una lista con él. Este tipo detesta a Cristina y está soñando con liquidar definitivamente el kirchnerismo", consideró.

Y consultado sobre las razones del rechazo hacia su persona, sostuvo: "Yo he sido atacado y no tengo ninguna causa de corrupción. Nadie es perfecto. Tengo una manera de decir las cosas directa, llana, franca. Es mi manera de obrar en política. No soy careta, no tengo doble mensaje. No miento".