Jueves 7 de diciembre de 2017, 08:01

Confirmaron dos casos de microcefalia por fiebre zika

La Coordinación de Epidemiología de Salta confirmó dos casos de microcefalía por fiebre zika en niños nacidos en las primeras semanas de octubre en la zona norte de la provincia.


   El parte oficial añade que las muestras fueron estudiadas -de acuerdo al protocolo vigente- en el Laboratorio del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Doctor Julio Maiztegui de Pergamino, en la provincia de Buenos Aires.


   Las pacientes en vigilancia adquirieron el virus durante el brote de zika del verano anterior, oportunidad en que se les diagnosticó la enfermedad.
   De esta forma quedó confirmado lo publicado por el diario El Tribuno en los primeros días de noviembre pasado alertando había por lo menos un caso confirmado y otro en investigación, pero finalmente, este lunes, la Provincia dio por cierto los dos casos.


   En su momento, las autoridades sanitarias no reconocieron la situación, al igual que los directivos del hospital San Vicente de Paúl.


   A contramarcha de esto, un informe del Ministerio de Salud de la Nación, da cuenta de que en Salta hubo, en lo que va del año 37 casos confirmados de fiebre zika, todos en las zona norte de la provincia.


Intensifican acciones de prevención. En el marco de las acciones destinadas a prevenir el dengue, zika y chikungunya, el Ministerio de Salud Pública intensificó las actividades educativas y de promoción de la salud en los municipios de alto riesgo -ubicados en el norte de la provincia- en los que ya se registraron temporales con intensas lluvias, que facilitan la reproducción de insectos.


   Las medidas tienen por objetivo frenar la propagación de los mosquitos, responsables de trasmitir estas enfermedades.


   Brigadas mixtas, compuestas por agentes sanitarios de los hospitales de cabecera en cada localidad y agentes socio- ambientales de los municipios de Tartagal, Mosconi, Salvador Mazza, Aguaray, Embarcación, Colonia Santa Rosa, Urundel, Yrigoyen, Pichanal y Orán recorren los barrios y manzanas con mayor índice de larvas, efectuando promoción de la salud casa por casa, y colaborando con la limpieza de patios y jardines.


   En los domicilios particulares, los equipos instruyen a las familias sobre medidas higiénicas y de cuidado personal para prevenir enfermedades.