Domingo 19 de marzo de 2017, 02:34

Comienza el juicio por el crimen del científico premiado por la NASA

El próximo lunes comenzará el juicio por el crimen del científico premiado por la NASA, David Varlotta, y el único acusado que tiene la causa era menor de edad al momento del hecho. Varlotta, de 24 años, murió el 3 de junio de 2016 luego de agonizar tres días, tras recibir dos balazos en un intento de robo en la localidad de Villa de Mayo, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas.

El único imputado que tiene la causa, M.R, un adolescente de 18 años apodado "Masita" y que tenía 16 al momento del hecho, será juzgado por el delito de "homicidio agravado criminis causa" por el Tribunal de Responsabilidad Penal Juvenil número 1 de San Martín.

Pero el acusado también afrontará cargos por otros episodios delictivos que ocurrieron días previos al asesinato de Varlotta: "tentativa de homicidio" y "robos calificados".

El joven había sido liberado el 27 de mayo por el fiscal Néstor Grimaldi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción del Fuero Penal Juvenil de San Martín, tan sólo tres días antes del hecho de Varlotta, a pesar de tener un extenso prontuario de delitos cometidos desde el año 2013.

El juicio que comienza el próximo lunes 20 se desarrollará hasta el 30 de marzo y el tribunal a cargo del debate está integrado por los jueces Rómulo Peñoñori, Ramón Bogado Tula y la jueza Sonia Ordoñez de Cambón.

Tras la investigación realizada, se cree que del intento de robo y posterior asesinato del joven científico participaron unas 4 delincuentes, de los cuales sólo dos están imputados, pero uno de ellos permanece prófugo.

El hecho ocurrió en la madrugada del 30 de mayo de 2016, cuando David Varlotta regresaba a su casa en su auto y mientras su madre le abría el portón del garage, los delincuentes aparecieron armados, y lo amenazaron de muerte con fines de robo.

Se presume que el joven se interpuso para evitar que algo le ocurriera a su madre y ese movimiento habría sido interpretado por los ladrones como un gesto de resistencia, por lo que estos dispararon. Uno de los tiros le pegó en el abdomen y otro en la espalda, y, a pesar que fue llevado de inmediato al hospital, tras estar tres días internado falleció. La víctima era hijo del pastor Jorge Varlotta, de la Iglesia Evangélica Menonita de Moreno, y había cobrado notoriedad en el año 2011 cuando obtuvo el segundo puesto en la 62° Feria Internacional de Ciencia y Tecnología Intel-Isef, en la ciudad de Los Ángeles. Ese año lo distinguieron por su participación y creación de un sistema purificador de agua autónomo y ecológico para ayudar a la Escuela técnica número 12, Libertador San Martín, de la provincia de Jujuy. Por tal distinción, la NASA le puso su nombre a un asteroide y la entonces presidenta Cristina Kirchner lo recibió en su despacho de la Casa Rosada.