Viernes 19 de mayo de 2017, 07:10

Bajaron los delitos contra las propiedades pero creció la percepción de inseguridad

Los delitos comunes contra las propiedades en 2016 registraron una descenso en las cifras con respecto al año anterior y representaron el valor más bajo desde 2010, mientras que la percepción de riesgo y el sentimiento de inseguridad tuvieron una evolución opuesta, con números que crecieron en esos mismos períodos.

El 26,4 por ciento de los hogares fue víctima de un delito común contra la persona o la propiedad en 2016, según reveló un informe de Seguridad Ciudadana en la Argentina Urbana (2010-2016) elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA.

Estos hechos fueron creciendo desde 2010 hasta llegar a un pico en 2014 (31,1 por ciento), y luego registraron en 2015 una caída significativa, tendencia que volvió a repetirse durante 2016.

Sin embargo, la percepción de riesgo y el sentimiento de inseguridad no siguieron igual evolución.

En 2016, la percepción de riesgo registró el porcentaje más alto desde 2010, con el 72,3 por ciento.

Mientras, en 2015 la percepción de riesgo alcanzó el 70 por ciento, en 2010 estuvo en el 62,2 por ciento.

Valores similares mostró el sentimiento de inseguridad, ya que en 2016 registró el 79,2 por ciento, el año anterior fue de 76,7 por ciento y en 2010 74,4 por ciento.

Diferente es el caso de la percepción de mayor presencia policial en espacios públicos, cuyo déficit bajó abruptamente desde 2012, pero especialmente entre 2015 y 2016 (de 44,5 por ciento a 40,4 por ciento).

En comparación al año 2010, las personas con nivel socio-residencial medio alto y que viven en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires registraron la mayor caída de hechos delictivos.

Asimismo, se observaron caídas significativas en el estrato socio-ocupacional medio profesional y medio integrado, en el nivel socio-económico medio alto y medio bajo y en el conurbano bonaerense.

Esta evolución está relacionado con el aumento que registró la percepción de presencia policial en calles y barrios en estos distritos.

 

Tipos de delitos. Con respecto al tipo de delito, se verifica que el más frecuente fue el hurto o robo sin armas, siendo que el 15,5 por ciento de los hogares consultados sufrió al menos un delito de este tipo, mientras que el 6,5 por ciento padeció robos sin violencia física pero con arma blanca o de fuego.

El cuatro por ciento fueron robos con violencia y armas de fuego o armas blancas, el 2,3 por ciento un hecho de violencia física (golpes, ataques, lesiones) y un 0,3 por ciento una agresión sexual (violación o intento de violación).

Al comparar 2015-2016, se observa una disminución en los dos primeros indicadores (robo/ hurto con o sin armas), sin detectarse diferencias significativas de victimización con respecto al robo con violencia, violencia física ni agresión sexual.

Pero si compara 2010-2016, todos los hechos registraron algún grado de caída; aunque en algunos casos la diferencia observada no es estadísticamente significativa, como por ejemplo en la agresión sexual.