Jueves 12 de enero de 2017, 05:33

Sigue el cobro de plus en los médicos del segundo nivel

A mediados del año pasado, el Pami les envió a todos sus médicos de cabecera un nuevo contrato laboral. El mismo implica mejoras en la remuneración y, desde sede central, aseguran que es superador. Sin embargo, los profesionales generaron su rechazo a las nuevas condiciones por considerar que, en muchos puntos, contempla una importante precarización. El nuevo sistema es obligatorio y aquel que no firme el contrato, pierde su trabajo. Esta modalidad entró en vigencia el 1 de diciembre de 2016 y el afiliado podrá ir cambiando de médico de cabecera cada dos meses y, a partir del 1 de mayo, se podrá cambiar todos los meses.

Marcelo Horn, Jefe de Relaciones Institucionales de PAMI, emitió declaraciones radiales sobre este tema, diciendo que “con este nuevo modelo prestacional de médico de cabecera, al profesional se le pagará por prestación y por cápita y tendrá un máximo de 700 afiliados. La gran mayoría de los que prestaban servicio se han vuelto a inscribir en este nuevo sistema. Lo bueno de este sistema, es que el afiliado puede cambiar y elegir el médico que quiere todos los meses”.

 

Cobro de plus. Con la nueva forma de pago, PAMI se propone combatir el cobro de “plus”, ya que los médicos estarán bien remunerados, de acuerdo a los pacientes que tengan.

Luego, Horn expresó que “sabemos que siempre existió el cobro de plus. Hoy por hoy no se siente tanto en el primer nivel o, al menos, no tenemos tantas quejas con los médicos de cabecera. Sí hay cobro de plus en el segundo nivel, que son los especialistas, y se ha denunciado, por lo que Pami ha actuado en consecuencia. Las denuncias de cobros de plus no son anónimas y deben hacerse al Pami Escucha al 138, para que nosotros podamos evitar el cobro”.

 

Medicamentos. Según se informó en estos días, a través de la Disposición Conjunta 0005-17, el PAMI estableció que sólo se les otorgará el subsidio social a aquellos que cobren menos o el equivalente a 1,5 haberes previsionales mínimos (8491,7 pesos mensuales). Pero podrán quedar excluidos dos grupos importantes, que afectan a la clase media: quienes ya cuenten con una prepaga y los que tengan un vehículo con una antigüedad menor a 10 años (salvo quienes tengan un certificado de discapacidad). Tampoco podrán adquirir medicamentos gratis los que posean más de una propiedad, o embarcaciones y aeronaves.

“Lo ya comenzó a hacerse desde el nivel nacional es poner dentro de las normativas la entrega de los medicamentos. Hay pautas y normas a seguir y los afiliados deberán tener ciertas características y, mediante la intervención de asistentes sociales, podrán acceder o no a la entrega gratuita. Sabemos que quienes tengan, por ejemplo dos jubilaciones, campo o casa propia, no podrán ser beneficiados con la cobertura total para los medicamentos. La idea es que los remedios realmente lleguen a los más necesitados, por eso es un subsidio social.  Los casos se evaluarán puntualmente. Igual el resto de los afiliados seguirá teniendo la cobertura del 80%, eso no se modifica”, finalizó Horn.