Jueves 7 de diciembre de 2017, 07:30

Se multiplican las quejas por las reiteradas deficiencias de los registros del automotor

A medida que crece el número de patentamientos de autos y motos, los dos Registros del Automotor de Junín (ubicados sobre calles Saavedra y Guido Spano) siguen representando una problemática insalvable para particulares y gestores que concurren a diario.

A pesar de las quejas que vienen repitiéndose en los últimos años, siguen las mismas deficiencias: una infraestructura inadecuada, exceso de personas en un lugar reducido, horas de espera para la atención e inadecuada capacitación del personal de atención al público, son algunos de los puntos señalados por los gestores.

“En los pueblos no se nota las aglomeraciones en los Registros, como sucede en Junín. Además, se vio ahora que cada uno particular realiza sus propios trámites y para eso saca turno, pero cuando llega el momento se puede observar que ese turno fue dado a varias personas”, denunció la gestora Liliana Freddy.

Según contó, “a nosotros se nos exigió una capacitación y rematriculación, que originó altos gastos de alrededor de 6 mil pesos que tuvimos que hacer mandatarios y gestores”.

“Nosotros nos tenemos que actualizar, pero en los registros hay gente que no está capacitada para atender y cada trámite lleva entre 40 y 60 minutos, así que no podemos en cuatro horas atender a ciento veinte mil personas. Si bien está publicado en el Boletín Oficial un tercer Registro, no lo vemos”, agregó.

También apuntó que “salen disposiciones todos los días, pero son a favor de ellos y en contra nuestra. La gente protesta, pero con eso solo no hacemos nada, estamos instalados horas y horas en el Registro. Son las 3 de la tarde y a veces está ahí parada, que no sé cómo la gente común con sus trabajos o el cuidado de sus hijos para estar tantas horas ahí. Además, hay que recordar que después hay que invertir otras tres o cuatro horas para retirar los trámites”.

“Tenemos un portal de quejas y sugerencias, pero nadie nos contesta. No obstante, a nosotros nos exigen cada día una cosa distinta, pero no nos atienden: nos dicen que se cayó el sistema, que no pueden certificarse las infracciones...”, remarcó.

 

Más deficiencias. Por otra parte, Freddy resaltó que “habían muchos empleados preparados para la atención al público, pero cambian en forma constante y los nuevos no tienen la sabiduría que tenían los otros. Estas modificaciones son por embarazo, jubilación, enfermedad... ponen a gente que no sabe nada, los preparan delante nuestro y basta llegarse hasta ahí para observar la inoperancia. Pero si nos quejamos, nosotros somos los malos”.

“No todos los Registros son iguales, en este momento en Junín hay uno que es deficiente en cuanto a la atención. El de Guido Spano 17 ni siquiera cambió el mostrador, mientras todas las disposiciones son para que cumplamos nosotros, los mandatarios”, agregó.

“Los Registros en otras ciudades no son iguales. Acá por ejemplo no permiten a los comisionistas, la gente de afuera nos da el trabajo a los gestores de Junín porque no quieren venir.

Uno en otros lugares entra y sale, como en provincia de Santa Fe: el desastre solamente es en Junín”, aseguró.

 

Con particulares. En cuanto a la mayor presencia de particulares, la gestora dijo que “cada uno va y realiza sus propios trámites, menos el patentamiento de motos que sale del comercio ya realizado”.

“Mientras tanto, nosotros no podríamos ir a Tribunales a mirar un expediente, pero al Registro del Automotor entra todo el mundo y atienden a todos, no hay diferenciación. Incluso, atienden al que no sabe nada que a nosotros que llevamos todo armamos, hay un gran desprecio por nuestra labor”, indicó.

Freddy adelantó que “se viene una época de trabajo infernal, porque a fin de año hay bonificaciones y ofertas en automóviles, así que enero y febrero serán tremendos”.