Jueves 12 de octubre de 2017, 08:14

Por ordenanza, muchos aplicadores ya han regularizado su situación

Es obligatorio el registro de equipos que desarrollen sus actividades en todo el partido, sean estos de usos propio o prestadores de servicio y tanto los autopropulsados como los de arrastre.

El Concejo Deliberante de Junín sancionó el 5 de noviembre de 2013 la ordenanza N° 6425, de creación de una “Franja Verde”, entendiendo como tal “la superficie delimitada de protección que por naturaleza y por su ubicación, requiere de un tratamiento especial para garantizar la conservación de un espacio protegido”. La dimensión de la franja verde se estableció “desde la zona urbanizada hasta 500 metros; desde los establecimientos educativos rurales hasta 500 metros, y para los cursos y espejos de agua, a partir de 25 metros hasta 500 metros”, prohibiendo la aplicación de productos fitosanitarios en esas áreas.


La zona urbanizada, según el Código de Ordenamiento Urbano Ambiental, involucra la ciudad, los pueblos del partido, las zonas residenciales extraurbanas y los centros urbanos de servicios.


Dentro de la Franja Verde sólo se podrán pulverizar productos fitosanitarios Clase IV o Banda Verde, quedando prohibidos los Clase I, II y III o Banda Roja, Banda Amarilla y Banda Azul respectivamente. La aplicación debe hacerse con equipos terrestres inscriptos en la provincia y en el municipio.
Es obligatorio el registro de equipos que desarrollen sus actividades en la Franja Verde de todo el partido, sean estos de usos propio o prestadores de servicio y tanto los autopropulsados como los de arrastre.


El aplicador del fitosanitario deberá estar inscripto en un registro municipal. La autoridad de aplicación es el municipio a través de la Subsecretaria de Producción, verificando los registros de aplicación on line, realizando inspecciones e interviniendo con el cobro de multas cuando la situación lo amerite.

Trabajo diario. El ingeniero Matías Senigagliesi, de la oficina de Asuntos Agropecuarios, habló sobre cómo se controla el tema de las franjas verdes, manifestando que “desde 2015 hemos puesto activa esta ordenanza y se aplica en toda su magnitud, inclusive con un ingeniero agrónomo que está recorriendo toda la zona. Esta persona es quien hace las actas y los informes, que son remitidos a un juzgado y allí se evalúa y se define la aplicación de la multa a quien esté en infracción. A raíz de esto, hay muchos aplicadores que han regularizado su situación y están habilitados para tal fin. Esto vale para la habilitación de equipos terrestres. Si hablamos de los aéreos, deberán pasar a dos mil metros de las zonas urbanas”.


“Desde la oficina de Asuntos Agropecuarios ayudamos a realizar todos los trámites de inscripción, ya sea para el municipio o la provincia. Al principio hubo mucha desinformación porque la ordenanza era de 2013 y nunca se había hecho nada al respecto. Comenzamos con la difusión, acompañados por la Asociación de Ingenieros Agrónomos, el INTA y la UNNOBA. Hoy no hay excusas para trabajar bien porque ya todos saben de la existencia de la ordenanza. Aquellos que no la han acatado, fueron sancionados fuertemente. Hoy el productor tiene, en el partido y a su disposición, muchísimos aplicadores para cumplir con la ordenanza”, explicó.