Sábado 12 de agosto de 2017, 08:36

La jueza de Garantías habría denegado el pedido de prisión  para Griselli

En el marco de la causa que investiga presuntas irregularidades en el seno de la empresa Grupo Servicios Junín, la jueza de Garantías Nro. 2 del Departamento Judicial Junín habría desestimado la solicitud del representante del Ministerio Público efectuado en la últimas horas y que pedía la detención del contador Vicente Griselli por considerarlo responsable del llenado de tanques de vehículos para el traslado de votantes del Frente Renovador en el 2015.

   Se trata de una instancia judicial paralela a la causa ya elevada a juicio, en la que el ex gerente de la empresa y el ex secretario general del municipio Javier Gabrielli habían sido procesados. En este caso, la investigación giró en torno a los gastos excesivos en combustibles por parte de la flota vehicular de Servicio Grupo Junín que se produjeron bajo la dirección de Damián Itoiz, durante la administración municipal del exintendente Mario Meoni.

   El pedido de Ochoaizpuro había sido elevado anteayer y la jueza Muñoz Saggesse tenía cinco días para resolver sobre la cuestión aunque –trascendió en fuentes judiciales- la negación habría sido decidida rápidamente .    

   La denuncia había sido efectuada en el mes de marzo de este año por el  presidente del Grupo Junín Servicios, Pablo Torres, quien hizo en la mesa de entradas de la Fiscalía la denuncia formal por el estado económico en el que se encontró la empresa al asumir sus funciones en diciembre de 2015.

Según sus propias declaraciones, se halló un gran desorden administrativo, irregularidades en todas las áreas, un enorme gasto injustificado en determinados rubros, en coincidencia con los meses en que se celebraron elecciones- y una deuda millonaria.

A raíz de la terrible situación que dejó a la empresa estatal al borde del quiebre, el municipio anunció meses después el aporte de 7 millones de pesos como salvataje, aunque habían sido 20 millones los que quedaron en rojo de la anterior administración.

“La empresa era una caja política, financió varias campañas. La última, la del 2015”, había denunciado públicamente Pablo Torres.

Además, había hablado de la utilización de dinero del Grupo Junín para el pago de folletería de campaña de Mario Meoni durante el 2015.