Viernes 12 de enero de 2018, 08:06

El reclamo por una ambulancia lleva décadas

La muerte del obrero municipal Walter Mastandrea, ocurrida el miércoles en la Laguna de Gómez, despertó una vieja polémica: la falta de cobertura médica y presencia permanente de una ambulancia en el centro turístico de Junín.

Luego de cada uno de los distintos episodios que tuvieron lugar, muertes, descompensaciones, heridos leves y accidentes, surgió en la comunidad el reclamo por un servicio integral con presencia permanente en el Parque Natural, a los efectos de resguardar a juninenses y turistas.

Esta necesidad se hace aún mayor durante la temporada estival, cuando miles de personas concurren a la Laguna.

No obstante, sólo se cuenta con un servicio de enfermería y medicina durante los fines de semana, en la unidad sanitaria ubicada frente al Destacamento policial.

La extensión del horario de atención se concretó en enero de 2013, luego de un accidente que le costó la vida a un joven, y la anterior administración municipal amplió el convenio con la empresa Intermed para ofrecer una mejor cobertura, al menos durante la temporada alta.

En los últimos dos años, sólo se incorporó un desfribilador automático externo y se realizaron cursos de capacitación con vecinos permanentes, policías y empleados municipales, para que puedan actuar ante casos de emergencia.

A pesar de la rapidez de la respuesta de la empresa de emergencias, que llegó apenas 15 minutos después de haber sido recibido el alerta el último miércoles, en algunos casos resulta fatal.

Los reclamos datan de algunas décadas atrás, con un primer caso de un joven de apellido Gerosa, que a bordo de su moto chocó contra un camión y debió ser trasladado hasta Junín por conocidos. Ese hecho tuvo lugar a principios de los años ’90, cuando Abel Miguel era el intendente.

Y a pesar de los hechos que se fueron sucediendo y la enorme cantidad de familias que eligieron la Laguna de Gómez como lugar de residencia fijo, la cobertura sanitaria en ese espacio sigue siendo una materia pendiente.