Lunes 20 de marzo de 2017, 07:26

El hogar de tránsito para las víctimas de violencia, una deuda pendiente

La ONG “Las Manitos en los Bolsillos”, abocada a la lucha contra la violencia de género, cumplió cinco años de vida y su presidenta, Karina López, está perdiendo las esperanzas acerca de la posibilidad de tener el hogar de contención para mujeres y niños víctimas de violencia doméstica, porque el conflicto sigue trabado en la municipalidad. En noviembre, se termina el convenio con una casa que nunca se pudo usar.

En diálogo con La Verdad, Karina contó que “nosotros tenemos una casa en barrio Capilla de Loreto, en Suiza y La Plata, donde antes funcionaba la salita sanitaria, y teníamos pensado poner nuestra casa refugio u hospedaje. En verdad, nosotras venimos pidiendo hace tres años que se ponga en funcionamiento una ordenanza que lleva encajonada más de 11 años, que en su momento fue aprobada por unanimidad, para conformar un hogar de tránsito. Los reclamos ya habían comenzado en la gestión anterior porque los acontecimientos ameritaban que se pusiera, de manera urgente, en funcionamiento. Mario Meoni firmó un convenio antes de irse para habilitar el hogar de tránsito”.

“Cuando el ex intendente firma el convenio, decide que fuera nuestra ONG la que estuviera a cargo de la casa. La idea es que nosotras trabajemos en conjunto con la Municipalidad, nos hiciéramos cargo de los ingresos y egresos del hogar y de ser intermediarias entre los juzgados y la comisaría. La municipalidad pondría todo el plantel interdisciplinario para trabajar. El convenio tenía una duración de dos años y firmado en noviembre de 2015, o sea que nos quedan únicamente ocho meses y el hogar nunca pudo ponerse en funcionamiento. Con el Intendente nuevo siguen las discusiones, así nos comimos un año y medio y la casa no está funcionando”, relató.

 

Irregularidades. Luego, López siguió contando que “cuando entra la gestión nueva supusimos que Pablo Petrecca, con quien ya habíamos tenido reuniones anteriores, iba a continuar con este proyecto, eso nos había prometido. Nos dice después que encuentra algunas irregularidades en el convenio, que él había votado cuando era concejal. Todos los papeles que el municipio nos exigió, nosotros se los presentamos y están dentro del expediente. Mientras tanto, la casa está desocupada, sólo la utilizamos para guardar algunas cosas nuestras y tenemos un pequeño roperito que lo usamos con quienes concurren a nosotros y también con otras agrupaciones”.

“Hemos tenido varias reuniones con Marisa Ferrari, nunca con Petrecca como intendente, jamás nos recibió a pesar de haber pedido audiencia desde enero de 2016, pero no hemos tenido ninguna respuesta. Nosotros ya hemos presentado todo lo que nos han pedido y lo único que queremos es un lugar, cualquiera. Nos quedan meses de convenio y no veo que el conflicto pueda resolverse. Necesitamos un hogar de tránsito, no importa quien está al frente, nosotros sólo queremos colaborar. Lo único que hay que pensar es que la mayoría de las veces la mujer queda en la calle con sus hijos, porque el violento no quiere irse de la casa. Acá, lo que queda claro, es que faltan decisiones políticas”, concluyó Karina López.